Tags: Negocio |

"El inversor español busca nuevas fuentes de renta"


El inversor busca productos que le ayuden a cubrir sus necesidades de renta, presente y futura y, en este sentido, Amparo Ruiz, responsable de Petercam en España, se muestra convencida de que el momento actual representa una buena oportunidad para aquellas firmas que sepan responder mejor a las demandas de los clientes. “La cultura financiera del país está mejorando y las redes van a tener que ayudar al cliente a encontrar el producto más acertado a su situación particular. Los depósitos bancarios, que antes estaban pagando una elevada rentabilidad, están venciendo y los nuevos ya no resultan tan atractivos. El cliente está ya demandando alternativas”.

En una entrevista concedida a Funds People, Ruiz asegura que, si bien hasta ahora la industria había permanecido tremendamente concentrada en media docena de redes bancarias, “estamos asistiendo a una mayor competencia por parte de nuevos actores que ponen encima de la mesa estrategias de calidad con buenos track record en periodos de volatilidad como los vividos durante los últimos 3-5 años”. A su juicio, esta mayor competencia se hace especialmente evidente entre bancas privadas y asesores financieros, que actualmente buscan distinguirse ofreciendo a sus clientes soluciones diferenciadoras, capaces de resolver las necesidades de sus clientes de una forma diferenciada y competitiva.

“Los inversores de patrimonios españoles son cada vez más sofisticados y exigen a sus consultores un buen servicio en asesoramiento y una oferta de productos de calidad”, afirma. “Las EAFI, por ejemplo, se ponen en contacto con nosotros porque quieren diferenciar sus servicios e incorporar distintas clases de activos testadas”. En este sentido, el interés del inversor no sólo se centra en productos de renta variable o renta fija, sino que también en fondos temáticos, retorno total, real estate cotizado, deuda emergente con sesgo, inversión SRI... “Hemos percibido un gran interés por parte de nuestros clientes en productos socialmente responsables, por lo que creímos conveniente registrar en España el Petercam L Bonds Emerging Markets Sustainable”.

Se trata de una cartera diversificada, compuesta por deuda pública emergente sobre un amplio universo de hasta 72 países (de tres índices) y emitida principalmente en divisa local. El proceso de gestión comienza por la selección a partir de criterios SRI de los mejores países y divisas (factores económicos, transparencia, valores democráticos, educación, medioambiente, salud, distribución de riqueza..). Una vez identificados los países más sostenibles, se seleccionan y combinan las emisiones, teniendo en cuenta criterios de liquidez, calidad crediticia, valor relativo, optimización de curvas y duraciones, entre otros. “Este producto ha sido especialmente bien recibido en los mercados francófonos y nórdicos”, indica.

Búsqueda de rentas

En términos generales, la responsable de Petercam en España considera que los inversores institucionales están ávidos de distintas fuentes de rentas. “Esto es algo que no solo ocurre en España, sino que también en otras partes del mundo. Buscan productos que les sirvan para complementar ingresos de instrumentos tradicionales como la deuda pública, y preferiblemente, compensar la volatilidad ”, afirma. “Hay inversores institucionales que en los últimos dos años han descubierto el crédito internacional, tanto con grado de inversión como high yield, así como la deuda de mercados emergentes, emitida tanto en divisa local como en divisa fuerte. En mi opinión, siendo claramente 2013 un año de alfa no conviene descartar ninguna clase de activo en el segmento de la renta fija”, apunta.

Por ese motivo, una de las grandes apuestas de la firma es el Petercam L Bond Universalis, un clásico de la casa gestionado por Peter de Coensel desde mayo 2009, y que está habilitado para invertir en cualquier sub-activo de renta fija global o divisa. Dentro de la renta fija, otra de sus apuestas es el Petercam L Bonds Euro HY Short Term, producto muy defensivo y duración muy baja de 1,8 años que, según explica, se concentra fundamentalmente en la parte de mayor calificación crediticia de la deuda de alto rendimiento (50% en activos BBB y 27% en BB). Y es que, “aunque el interés del inversor por la renta variable ha aumentado, la gran rotación que tanto se había anunciado no ha ocurrido todavía”.

Ruiz revela que este mayor interés de los inversores por los fondos de renta variable se hace especialmente palpable en los inversores institucionales del centro y norte de Europa y las bancas privadas más sofisticadas. “Ahí la apuesta por la renta variable es más clara, como demuestran los flujos de entrada que está recibiendo esta clase de activo. Sin embargo, no estamos percibiendo salidas de otros fondos de crédito que se han comportado muy bien". La gran apuesta en bolsa para este año de la responsable es el Petercam Equities Euroland porque, según explica, combina apuestas de convicción con inversiones oportunistas, dentro de unos límites de volatilidad controlada. “Creo que es una apuesta defensiva en un año en el que la renta variable europea va a comportarse bien pero va a tener muchos altibajos, como ya se está viendo a lo largo del año”, sentencia.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas