“El inversor debe buscar activos que ofrezcan retornos superiores a la inflación”


¿Podría ser 2013 el primer año posterior a la crisis para los mercados? Es decir, un año en que el riesgo de una ruptura de la eurozona desaparezca, incluso aunque la recuperación de Europa y Estados Unidos continúen durante mucho más tiempo. Según Dan Morris, miembro del equipo global de Estrategia de J.P.Morgan AM, algunos indicios son muy alentadores. Entre ellos, cita el hecho de que las tires de la deuda de los mercados periféricos han caído bruscamente tras el anuncio del programa de OMT por parte del BCE, el que el índice de volatilidad (VIX) se encuentre ahora por debajo de su media a largo plazo y que los CDS sobre los bancos europeos se hayan reducido a niveles de julio de 2011.

Según explica el experto en el último informe elaborado por el equipo de estrategia global de la firma, el riesgo de una ruptura desordenada de la eurozona ha caído claramente, y no sólo por una intervención más enérgica (aunque tardía) de sus líderes. A su juicio, los desequilibrios económicos que precipitaron la crisis también se están corrigiendo. “Italia y España están registrando saldos comerciales positivos con la eurozona, mientras que Grecia registra superávit del presupuesto primario (antes de pagar los intereses pendientes de la deuda) en lo que va de año”, asegura Morris.

Según explica, un entorno más positivo en Europa contará con el apoyo de la liquidez permanente de la Reserva Federal de Estados Unidos, lo cual proporcionará apoyo para los activos de riesgo en general, pero en particular a la renta variable, tanto en lo que respecta a la estadounidense como a la de los mercados emergentes. A su juicio, esto también beneficiará especialmente al mercado de renta fija, concretamente a la deuda de alta rentabilidad, ya que los inversores buscarán rentabilidad en alternativas a la deuda con grado de inversión.

Los riesgos que existen en el mercado

El mundo no está obviamente exento de riesgos. “Los tipos del bund alemán se encuentran todavía en niveles muy bajos, lo que refleja las preocupaciones persistentes entre algunos inversores acerca de la unión monetaria. Las próximas elecciones en Italia ponen en duda la capacidad y el compromiso del gobierno resultante para implementar los recortes presupuestarios y las reformas económicas. Si España decidiera no solicitar un rescate, los tipos podrían dispararse de nuevo. El precipicio fiscal de Estados Unidos sigue siendo una amenaza, aunque creemos casi inevitable un compromiso de algún tipo…”, afirma.

Pero a pesar de estas preocupaciones, el experto cree que los inversores deben trasladar sus activos desde la liquidez y otros activos de baja rentabilidad hacia títulos que ofrezcan retornos superiores a la inflación. “Las valoraciones de la renta variable siguen siendo atractivas, los beneficios de las empresas siguen creciendo y muchas clases de renta fija ofrecen rentabilidades generosas respecto a la deuda soberana de los países centrales”, indica Morris. Por otro lado, la recuperación iniciada en China en el primer trimestre de 2012 debería continuar, lo que beneficiará a los mercados que dependen de este país, como las materias primas o los sectores de consumo.

Noticias relacionadas

Lo más leído