“El inversor americano sigue estando infraponderado en renta variable europea”


Hace apenas 12 meses, Europa estaba considerado por el inversor extranjero como un mercado no apto para la inversión. Entonces se hablaba de la salida de Grecia del euro, los problemas de deuda soberana, la crisis de los periféricos… “Los importantes riesgos de cola hacían que el inversor extranjero encontrase desaconsejable invertir en su mercado. Sin embargo, ahora la situación es completamente diferente. Los flujos de entrada demuestran que el inversor estadounidense está volviendo al mercado de renta variable europeo, si bien todavía sigue manteniendo una posición infraponderada”, aseguraba Niall Gallagher, gestor del GAM Star Continental European Equity.

En una presentación celebrada en Madrid, el experto se mostraba convencido de que las acciones europeas era una clase de activo que no había sido comprendida correctamente. “Tanto si se compara en términos históricos como con respecto al mercado estadounidense, la renta variable europea cotiza barata. Ahora, los factores que hasta el momento habían mantenido al inversor alejado de Europa están desapareciendo. En la práctica, esto lo que te permite es que puedas volver a mirar a esta clase de activo de una manera normal, sin tener que preocuparte de que se puedan producir eventos inesperados que puedan dar al traste con la inversión”, afirma el experto.

En su opinión, esta mejora del sentimiento se ha producido a raíz de la reactivación del crecimiento económico tanto en los países del núcleo de Europa como de la periferia pero, sobre todo, por las mejoras vistas en países como España. “Los países periféricos que hacían a Europa una región ineficiente están resolviendo sus problemas. Los ajustes llevados a cabo por estos países han sorprendido gratamente a los inversores. Los déficits por cuenta corriente se están corrigiendo y los costes laborales se han ajustado, lo cual les ha permitido a sus economías ganar en competitividad”, explica el reputado gestor.

Gallagher cuenta con 5 Estrellas Morningstar y rating AAA por parte de Citywire. Su intuición le dice que el importante gap que existe en términos de valoración entre la Bolsa de Estados Unidos y la de Europa se debería cerrar por dos motivos. Sin embargo, el experto se muestra convencido de que esto no solo se debería de producir por una cuestión de valoración. La opinión que tiene sobre Europa es que para que continúe la subida, no basta con el diferencial de valoración entre Estados Unidos y Europa. “Es cierto que éste existe y es un punto para ser optimista, si bien los beneficios empresariales tendrán que incrementarse con fuerza y esto sólo va a ocurrir de manera selectiva en determinadas compañías”.

Y es que, a su juicio, a pesar de la recuperación económica en marcha, a medio-largo plazo las mejores oportunidades de crecimiento serán aquellas compañías con un negocio más internacionalizado. Más concretamente, las mejor posicionadas serán las que puedan beneficiarse del incremento del PIB nominal global. “Europa no es solo valoración. Es un mercado que cuenta con empresas líderes a nivel mundial. Su mercado lo integran compañías globales, que van mucho más allá del ámbito local”, afirma Gallagher. Su estilo de inversión es puramente bottom-up. “No seguimos estrategias de market timing, ni criterios sectoriales a la hora de crear la cartera. El stock picking es lo que genera el alfa de la cartera”, explica.

Lo más importante para el gestor es conocer exactamente cuál es el riesgo del negocio en el que se invierte y si los flujos de caja son estables. Apuesta por una cartera muy concentrada, de entre 30 y 50 valores, sin restricciones ni geográficas ni sectoriales. De hecho, descarta invertir en algunos sectores, como por ejemplo las telecomunicaciones. Pese a ello, el tracking error no es muy elevado, al oscilar entre el 4% y el 6%. Paddy Power (4,2%), Schindler (4%), Wirecard (3,9%), Kone (3,6%) y Ryanair (3,5%) son las principales posiciones. “Los valores de mayor peso en el fondo son los que mantenemos durante más tiempo”, afirma.

El experto también hace algunas apuestas poco convencionales, como es el caso del Piraeus Bank, entidad financiera fundada en 1916. “A la hora de analizar valores, también es importante fijarse en el potencial de la acción. En el caso de las entidades bancarias griegas consideramos que lo peor para el sector ha quedado atrás. Creo que los bancos helenos van a registrar un comportamiento muy favorable, que va a sorprender a los inversores”. En el caso del sector financiero español, en cambio, se muestra menos positivo, al considerar que cotiza caro y, además, aún quedan asuntos pendientes que resolver.

Noticias relacionadas

Lo más leído