El intercambio automático de datos fiscales de la UE se aplicará en 2017


España, Francia, Italia, Alemania y Reino Unido -los llamados G5- se pusieron en abril de 2013 manos a la obra para lograr entre ellos el intercambio automático de información fiscal siguiendo el modelo de acuerdo FATCA impulsado por EE. UU. Casi un año después, en concreto este jueves, anuncian la adopción de un calendario específico para la puesta en marcha de su iniciativa. La fecha clave será 2017, momento a partir del cual se intercambiará información referente incluso a cuentas que estén abiertas a finales de 2015. Austria y Luxemburgo se quedan fuera de este nuevo paso, que ha sido calificado de “hito” por parte del G5 al lograr el compromiso de 44 territorios en cumplir con el calendario. 

En un comunicado conjunto, los ministros de Hacienda de los cinco países promotores expresan su deseo de que del nuevo estándar global de intercambio, incluido el calendario pactado, se incorpore al Derecho comunitario a finales de 2014. Y se hace “un llamamiento a todos los centros financieros para que adopten este calendario de conformidad con sus responsabilidades en el sistema financiero global”.

Entre los 44 países que forman parte del acuerdo figuran todos los territorios de la Unión Europea, excepto los ya mencionados Austria y Luxemburgo. Asimismo, se enmarcan en esta iniciativa global Suecia, Islandia, Noruega y Liechtenstein y los territorios de ultramar del Reino Unido.

En la actualidad, en el seno de la UE, se está debatiendo la directiva del ahorro que, entre otros, contempla tanto el intercambio de información fiscal como la inclusión de productos financieros que ahora estén fuera de la directiva en vigor, como los fondos de inversión. Ayer jueves, los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintiocho aprobaron dicho texto después de que Luxemburgo y Austria, levantaran el veto que mantenían desde hace años.

En la última reunión del Ecofin el pasado 11 de marzo ya había quedado patente la voluntad de Austria y Luxemburgo de dar su aprobación a la norma (al ser materia fiscal necesita ser aprobada por unanimidad) si Suiza, Liechtenstein, Andorra, Mónaco y San Marino se comprometían también con ella.

El modelo de acuerdo del G5 recoge el compromiso de elaborar un sistema global y estandarizado de intercambio automático de información. Según la nota de prensa ayer enviada por el ministerio de Hacienda, este acuerdo apuesta por contar con el máximo número de jurisdicciones posibles en un enfoque de implantación multilateral que minimice los costes de adaptación tanto de las Administraciones tributarias como del sector financiero y fije un único sistema global de intercambio de información.

 

Archivos adjuntos

Noticias relacionadas

Lo más leído