Tags: Legal | Negocio |

El impacto de MiFID II en la labor de los selectores de fondos


El Consejo de Ministros aprobó a finales de diciembre de 2018 el último Real Decreto con el que se traspone a la regulación española toda la Directiva europea MiFID II, que entró en vigor el 3 de enero de 2018 en toda Europa. MiFID II está aquí, y las consecuencias para las gestoras también. Entre ellas, unas menores comisiones y presión sobre los márgenes. ¿Cómo afecta esta situación a la labor de los selectores de fondos? Lo explican expertos y selectores en un desayuno organizado por Funds People y patrocinado por Capital Group.

Pablo García, responsable de selección de Fondos y Arquitectura Abierta de CaixaBank AM, explica que, cuando MiFID II esté completamente implementada, se verán dos efectos inmediatos: una reducción del coste para el cliente y una reducción de los márgenes para las gestoras. “El hecho de que MiFID II obligue a una mayor transparencia y desglose del coste creo que es muy positivo y que avala esos dos efectos. Ahora falta por saber quién asume el coste de los menores márgenes dentro de la cadena”.

Para los selectores de fondos ha tenido otra consecuencia. El equipo de selección tiene una nueva responsabilidad: buscar la clase más barata accesible para cada uno de los clientes y tipología de cliente. “Es una función nueva que consume muchos recursos y que dentro de nuestra cadena de valor añadido empieza a ser también bastante importante”. Considera que lo ideal sería que se tendiera a un menor consumo de recursos por selector y hora, algo que cree que se podrá conseguir si hay buena voluntad por parte de las terceras gestoras a la hora de dar toda la información, y también aprovechando las posibilidades que ofrece la tecnología en el tratamiento de los datos.

En la misma línea, César Martínez, director de Asesoramiento y Análisis de Producto de Bankia Banca Privada, cuenta que son Operaciones y el equipo selector los que clasifican, seleccionan y confirman las clases de fondos, un trabajo que califica de complicado y sensible debido a que un error puede suponer una multa considerable por parte del regulador. También comenta que esperaba que “todas las gestoras utilizaran los mismos códigos, denominaciones, textos y descripciones. La situación ha evolucionado mucho respecto a lo que había hace tres años, pero todavía exige una labor muy concienzuda en la selección correcta de cada clase. Espero que se avance algo más en el proceso de normalización”.

Explica que “de cada fondo hay que conocer a la perfección las “10” clases que tiene porque una entidad grande las necesita todas, ya que cuenta con clientes de todo tipo: minoristas, contrapartes elegibles, EAFI, inversores institucionales… No voy a pedir que haya una norma, pero lo ideal sería que esta situación se simplificara de alguna forma”.

035

Entorno complejo

Belén Blanco, directora de BBVA Quality Funds, reconoce que MiFID II ha colocado a la industria en un entorno muy complejo de gestionar en lo relativo a las clases disponibles por fondo, y se pregunta “si el valor añadido que se aporta en relación a los intensivos recursos que las entidades están teniendo que dedicar para revisar folletos, y tener estos datos actualizados, no podría resolverse con la creación de un registro oficial donde se ofreciera la información sobre qué clases disponibles existen por fondo, cuales están registradas en España y qué clase es la disponible para cada tipología de servicio”. “Una base de datos común con criterios claros de aplicación contribuiría positivamente a la eficacia de la industria”, afirma.

También reconoce que, tanto desde la perspectiva de los clientes como de los selectores, el precio de la clase a la que se tiene acceso se ha vuelto fundamental. En la selección de fondos, cuando valoramos los aspectos cuantitativos de los mismos, nos fijamos en sus ratios de rentabilidad y riesgo, medidos en términos absolutos para el cliente y, desde esta perspectiva, las comisiones que apliquen los fondos son fundamentales para medir el valor añadido real que se está aportando al cliente. “Comisiones excesivas, para las condiciones de mercado actuales, o altas, en términos relativos frente a otros productos, pueden dejar fuera de la selección productos que en términos de gestión pudieran ser interesantes”.

Reducción de tarifas

Pilar Aranda, analista de Bankinter para su gestor digital Popcoin, comenta que, en su caso, el ser un gestor 100% digital le permite ser muy competitivo en tarifas. Explica que cuentan con dos tipos de carteras, unas de fondos indexados y otras de fondos tradicionales: “Las tarifas de las carteras de fondos indexados son competitivas, pero también hemos conseguido que lo sean las de las carteras de fondos tradicionales, porque introducimos clases limpias”.

040

Subraya que “el sector se dirige hacia una reducción de tarifas, y esa es una de las filosofías de Popcoin: democratizar la inversión. Esto significa que, si antes el cliente quería invertir en una cartera completa de fondos de inversión tenía que tener un patrimonio importante, y ahora esta situación ha cambiado. Nos dirigimos a un cliente que tiene menos capital pero que quiere invertir en un conjunto de fondos”. Dicho esto, también recalca que, aunque el coste sea un factor importante no es un criterio que utilicen en la selección de fondos, lo que prevalece es la calidad.

Sobre los precios, Mario González, director para Iberia de Capital Group, comenta que “en el mercado hay gestoras más cortoplacistas que lo que están intentando es comprar cuota de mercado y para ello bajan mucho las comisiones, pero no con la convicción de que vaya a ser su estrategia a largo plazo. En nuestro caso, llevamos en el ADN mantener comisiones bajas. De hecho, cuando logremos un poco más de escala en Europa vamos a reducir la comisión de gestión, pero por convicción, porque pensamos que es lo mejor para los clientes y el negocio, no por comprar cuota”.

Consolidación en el sector

La reducción de ingresos que ha supuesto la llegada de MiFID II ha puesto en jaque a muchas gestoras pequeñas y se espera en la industria un proceso de consolidación, algo que los selectores también están teniendo en cuenta a la hora de elegir los fondos. Pablo Mansilla, responsable de Fondos de Inversión de Santander Private Banking, reconoce que la posibilidad de que alguna de las gestoras con las que trabajan se fusione o sea absorbida o comprada por otra es elevada, lo que introduce un elemento de precaución.

“Estás tratando con una gestora que está en el mercado, por lo que puede ser comprada, ya sea porque tenga un reducido tamaño, porque haya una intención de venta por parte de la dirección o por cualquier otra circunstancia. Es algo que hay que tener en cuenta. El producto puede ser exactamente igual, pero es un punto a considerar. En momentos de fusión de gestoras la confianza no es la misma”, comenta.

047

Íñigo Iturriaga, consultor de inversiones y selector de fondos de Credit Suisse, confirma que se están viendo en el mercado movimientos de consolidación encaminados a recortar gastos. “Muchas gestoras están comprando casas de ETF, lo que confirma esa tendencia en la industria de tener un abanico de productos de bajo coste. La compra de una gestora pasiva por parte de una activa pone de manifiesto que el mundo se está polarizando: el hecho de que haya fondos de gestión activa que cobran 1,75% o casi un 2% y que haya ETF prácticamente a coste cero es claramente una muestra”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas