“El high yield estadounidense aún ofrece buenos fundamentos”


No tendrá efectos, o al menos no por ahora. A grandes rasgos, es una de las conclusiones del equipo de análisis de IM Trust, filial de Credicorp Capital, sobre los efectos que puede tener el default más grande de la historia de una empresa high yield. Se trata de Energy Future Holdings, que se declaró en quiebra, incluyendo TCEH y EFIH, afectando 36.100 millones de dólares de deuda, superando al de CIT Group’s en 2009, y teniendo en cuenta que la bancarrota de Lehman Brothers (65.000 millones de dólares) fue teniendo calificativo de investment grade.

Consideramos que el default de Energy Future Holdings no iniciará una subida sostenida de tasas de default en US high yield debido a que por un lado, éste fue un tema idiosincrático de la empresa y no un problema generalizado del mercado HY. Por otro lado, todavía un mayor porcentaje de los bancos de EE.UU. se encuentra relajando sus estándares de préstamos que restringiéndolos”, explican los economistas de IM Trust. Así, “esperaríamos ver lo contrario antes de que las tasas de default de US HY comiencen a subir sostenida y generalizadamente”.

De hecho, la quiebra provocó un impacto liviano en el spread de high yield, con cinco puntos básicos desde el 29 de abril, recuerdan en el departamento de estudios de la filial de la corredora de bolsa y administradora y distribuidora de fondos chilena. Este impacto fue pequeño “debido a que el evento había sido muy anticipado por el mercado. De hecho, los bonos de la compañía tuvieron retornos positivos luego de que mejoraran las perspectivas de recovery comparado con lo que se esperaba”.

IM Trust considera por tanto que el default no cambia el panorama para el high yield a corto plazo, ya que “no creemos que inicie una subida sostenida de su tasa de default. “Esto se debe a que por un lado, este evento fue por un tema idiosincrático a la compañía y no por un problema generalizado en el mercado de US HY. Por el otro, los bancos en EE.UU. continúan relajando sus estándares de préstamos, mientras que lo que normalmente pasa antes de subidas constantes de la tasa de default es que estos estándares se restringen”. Además, “Estados Unidos todavía se encuentra en la etapa de expansión del ciclo de crédito, donde el apalancamiento aumenta intencionalmente, manteniendo las tasas de default en niveles saludables. Nos mantenemos neutrales en high yield estadounidense, a pesar de que estaría caro por valorización, ya que aún ofrece buenos fundamentos, menor duración y rendimientos atractivos en un entorno de bajos retornos esperados en los activos”.

Lo más leído