El GVC Gaesco Retorno Absoluto empieza a jugar ineficiencias de gestores de renta variable europea


El GVC Gaesco Retorno Absoluto está en pleno rendimiento. Después de un 2016 marcado por la activación del sistema de control de riesgo, su gestor, Jaume Puig, se muestra satisfecho de que se haya demostrado su funcionamiento y esperanzado con el año que empieza por poder hacer un alto uso de las oportunidades que surjan en sus 19 estrategias.

Este sistema de control de riesgo monitoriza el grado de uso que puede efectuarse de las estrategias para poder cumplir con los objetivos de riesgo que tiene el fondo. Si por ejemplo este sistema indica el nivel del 50%, significa que todas las estrategias sólo podrán trabajar a la mitad de la capacidad que tienen asignada, y por lo tanto, aunque se detecten nuevas oportunidades de inversión, estás no se ejecutarán si la estrategia ya se está utilizando al 50% de su capacidad.

Por otro lado, en caso de que no vean oportunidades, invertirán directamente en caja, lo que supone un factor negativo para el fondo en estos momentos, reconoce Puig. Sin embargo, el grado de detección de oportunidades fue bastante alto el año pasado, aunque la mayor parte del tiempo no pudieron ser explotadas por el sistema de control de riesgos.

Para que una ineficiencia se convierta en una estrategia del fondo hay tres fases a estudiar. Primero son el equipo de Puig quien detecta potenciales ineficiencias a ser explotadas, posteriormente un equipo de tres doctores de Física de la Universidad de Barcelona tiene que validad tiene que demostrarlas. Finalmente, que su ejecución sea posible, un punto que años atrás ha supuesto que ineficiencias no fueran aprovechables.

En el último año se han incorporado dos nuevas estrategias, una consistente en explotar las ineficiencias que cometen los gestores profesionales de renta variable europea y la otra en explotar las ineficiencias que cometen los inversores de una forma estacional. Cuando se introduce, se rebalancea el peso asignado a las diferentes estrategias.

Ahora están en fase de estudio de una nueva ineficiencia relacionada con los selectores de fondos, aunque indica que es altamente improbable que esté finalizada este año. De demostrarse su existencia en 2017, pasarían a implementarla en 2018.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas