El gran dilema en la oferta conservadora: ¿fondos con o sin garantía?


El inversor español es por naturaleza muy conservador, algo que configura la oferta de las gestoras de fondos de inversión nacionales. A la hora de dar forma a su gama menos atrevida, las entidades se enfrentan al dilema de comercializar fondos garantizados o carteras muy similares, con vencimiento y objetivo de rentabilidad, pero sin garantía, que suelen ser más rentables y económicas. Una disyuntiva que han resuelto de forma diferente, en función de las necesidades de sus clientes, de lo que consideran más atractivo y también de la disposición de sus grupos financieros para actuar como garantes. La mayoría ha hecho su elección si bien alguna, como BBVA AM, seguirá comercializando activamente ambas versiones en 2013.

En general, las entidades que solo tienen garantizados consideran que es así como dan mejor servicio a sus clientes, poniendo en valor la garantía de sus grupos financieros, y minimizan la importancia del extra de rentabilidad de las carteras sin garantía. “No tienen por qué tener mayor retorno, otra cosa es que los activos que se utilicen sean más arriesgados y los bancos no quieran garantizarlos”, dice Rafael Hurtado, director de inversiones de Popular Gestión, que nutre sus fondos de deuda pública del Estado español y avalada. Los expertos señalan que no todos pueden ofrecer una carcasa con garantía, pues la normativa exige que se justifique la solvencia del garante, y además éste no siempre está dispuesto a actuar como tal.

En estos casos, y en el de las entidades que han apostado por comercializar garantizados este año, la comercialización ha seguido siendo activa incluso a partir del verano del año, si bien en algunos casos se ha moderado en un entorno más ajustado en las primas de la deuda que hace más complicado el logro de retornos y aumenta la posibilidad de ejecución de garantías. Santander AM, BBVA AM, Bankinter Gestión de Activos o las gestoras de Popular o Sabadell prueban la continuidad de la actividad en este segmento.

Al otro lado, las gestoras que han apostado en 2012 y apostarán en 2013 por carteras sin garantía (tengan o no entre su oferta productos garantizados) argumentan que la propia garantía la ofrece la cartera del fondo, muy conservadora, y añaden el ahorro de costes que supone, con la consiguiente mayor rentabilidad para el partícipe. Es el caso de las gestoras de Ibercaja o InverCaixa.

Garantizados al poder

Entre las entidades que se han decantado por los garantizados en 2012 está Santander AM, porque son los más valorados por el inversor conservador, aunque no descarta lanzar otros sin garantía en 2013 si aumenta la demanda. Ha lanzado 18 nuevos fondos en el año (entre nuevos y renovaciones), de los cuales tres han visto la luz a partir de septiembre. Cree que el inversor pone en valor la garantía del grupo, al igual que en BBVA AM. "La garantía de un grupo de la solidez de BBVA no es igual que la de otras entidades y así lo perciben los clientes", decía Luis Megías, su consejero delegado, en una entrevista publicada en la revista Funds People de diciembre. La comercialización de garantizados ha sido activa en 2012, aunque se ha moderado en la segunda mitad del año, con 10 fondos (incluyendo nuevos y renovaciones), frente a los 18 de la primera.

También Popular Gestión considera que el cliente se siente más cómodo con esta carcasa. Por eso ha renovado todos los garantizados de rendimiento variable que han vencido en 2012. Según explica Alfonsa Muñoz, su responsable de garantizados, además de mantener esta apuesta, han lanzado o renovado cuatro productos de renta fija con garantía, dos en cada mitad del año, manteniendo siempre fondos en comercialización. Con todo, reconoce que con la prima española en 400 puntos básicos, hay menor margen para estos fondos. “Conforme la prima desciende, el extratipo del depósito gana atractivo pero siempre hay inversores que quieren acceder a las ventajas del vehículo fondo”. Por eso no descarta seguir con esta oferta en 2013.

Aunque lanzó en 2012 una IIC de gestión pasiva, Ahorro Corporación Gestión ha apostado por los garantizados y ha iniciado los trámites para el lanzamiento de tres en el primer trimestre de 2013. También Bankinter ha lanzado 13 fondos, en su mayoría de renta fija y con retornos próximos al 4% TAE en periodos de entre tres y cinco años, frente a la oferta de carteras de deuda para comprar y mantener, por la que apostó en 2009. “Con los tipos actuales, no tendría mucho sentido y competiría en plazo con los garantizados”, comenta Raúl Moreno, director de Distribución Institucional de Fondos. Por eso ha lanzado garantizados durante todo el año, aunque empieza a advertir de que mayores bajadas de tipos podrían poner en peligro su atractivo.

Elección del cliente

Frente a las carteras a vencimiento, con o sin objetivo de rentabilidad, otra entidad decantada a favor de los garantizados en 2012 (con dos fondos en comercialización en la segunda mitad del año) es Bansabadell Inversión. Con todo, la gestora lanzó dos fondos de renta fija euro con rentabilidad objetivo no garantizado en 2009 y 2010, y cree que todo depende de los intereses del cliente. “El tipo de cliente que suscribe un garantizado busca proteger el 100% de su inversión pero el que suscribe un no garantizado con rentabilidad objetivo está asumiendo un riesgo medio, con el objetivo de incrementar ese retorno”, dicen en la entidad.

La idea de dar respuesta a diferentes clientes es la base también de BBVA AM, donde además de los garantizados de renta fija, con su gama Fonplazo, ofrece como alternativa para el cliente que quiere mayores rentabilidades fondos con un objetivo de rentabilidad definida pero no garantizada, como la familia Patrimonio, con comisiones más bajas y rentabilidades más altas al ahorrar el coste de la garantía. La tercera apuesta de Megías para 2013 son los fondos de renta fija con vencimiento definido, pero sin una TIR explícita, “para un cliente con más cultura financiera, ya que el traspaso entre fondos permitirá jugar con diferentes tramos de la curva", explica.

Carteras sin garantía

Aunque también tiene las dos versiones entre su oferta, Ibercaja ha optado por las carteras sin garantía en 2012, con mayor demanda en su red según Miguel López, adjunto a la dirección de la gestora. Ya sean IIC de gestión pasiva (con dos lanzamientos en 2012) o productos de renta fija con vencimiento sin objetivo (cuatro), en función de su visión del mercado. López descarta la necesidad de ofrecer una carcasa de garantía porque “la ofrece la propia cartera del fondo”, formada por deuda pública española o instituciones que no necesitan garantía adicional. También señala el ahorro de costes y la mayor rentabilidad e indica que son productos comprados por clientes que antes adquirían garantizados. La entidad ha captado 100 millones con estos fondos.

En InverCaixa también tienen las dos versiones, pero en 2012 se han centrado en fondos con objetivo de rentabilidad,de renta fija y variable, aunque no descartan lanzar garantizados en 2013 –fondos que ahora no comercializan–. Aquí tampoco creen que los clientes de un garantizado y una cartera idéntica sin garantía sean distintos: “Van dirigidos a una misma tipología, clientes conservadores que valoran conocer de antemano el rendimiento a vencimiento. También valoran la certeza de recuperar la inversión inicial, en los garantizados por el aval de CaixaBank y en los objetivo por la solvencia de la cartera", formada por bonos emitidos o avalador por el Tesoro.

Aunque no hayan lanzado garantizados en 2012, entre las gestoras españolas hay pocas que prescindan totalmente de ellos. Es el caso de Banco Madrid Gestión de Activos. “No tenemos garantizados porque nuestro tipo de cliente quiere una rentabilidad atractiva pero no renuncia a recibir un extra de rentabilidad inicial”, explican en la entidad. Por eso tienen la versión de fondos con rentabilidad objetivo sin garantía y fondos de renta fija tradicionales.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente