El Gobierno pide esta tarde a Europa el rescate para la banca


El Gobierno ya ha decidido pedir a Europa el dinero necesario para rescatar a la banca española. Lo hará esta tarde, con toda probabilidad, durante la reunión del Eurogrupo que se ha convocado de forma urgente para analizar esta circunstancia. Ya sólo queda por conocer a cuánto ascenderá la petición.

El FMI, en su informe sobre el sector financiero publicado la pasada medianoche, cifra en 37.000 millones de euros las necesidades, aunque admite que la cifra puede superar los 40.000 millones. Los expertos sitúan la horquilla entre 40.000 y 100.000 millones, aunque la mayoría de las previsiones superan los 60.000 millones, dado que sólo Bankia ya requiere 19.000 millones. Por ejemplo, la agencia de calificación Fitch calculó, tras rebajar el jueves la nota a España a BBB, que se requieren 60.000 millones en un escenario base, aunque si se toma como referencia un panorama más estresado podría necesitar 100.000 millones.

La reunión del Eurogrupo ha sido, según fuentes del Gobierno consultadas por Efe, convocado por su presidente Jean-Claude Juncker y no ha sido a petición del Ejecutivo de Mariano Rajoy. No obstante, el hecho de que el FMI adelantara a ayer la publicación de su informe, cuando estaba previsto que lo diera a conocer el próximo lunes, es una prueba de que el rescate de la banca española ya está en marcha. 

Y eso que ayer la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, aseguró en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros que no estaba prevista hoy ninguna reunión oficial del Eurogrupo y que, antes de hablar del rescate, quería conocer la evaluación del FMI y también las de Oliver Wyman y Roland Berger, que se espera que se conozcan el 21 de junio. 

El FROB gestionará el dinero

Con el dinero que se reciba del fondo europeo de rescate, se hará frente a la constitución de las provisiones impuestas por los dos reales decretos de saneamiento inmobiliario aprobados por el Ministerio de Economía este año, y también a las que se derivarán de los nuevos requerimientos derivados del análisis de toda la cartera crediticia que están realizando Deloitte, KPMG, PwC y Ernst and Young y que se conocerán el 31 de julio. 

Los fondos, explican en el sector financiero, se traspasarán al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) y será este vehículo el que decida a qué entidades hay que inyectárselo y a qué plazo. No obstante, es de prever que la UE supervise el destino de los fondos y que imponga sus condiciones tanto de tipo de interés (podría llegar a alcanzar el 10%) como de procesos de reestructuración en las entidades concernidas.

Está por ver también si el hecho de que el fondo de rescate entregue dinero a España, aunque no sea directamente al Tesoro, implica también otras exigencias adicionales de tipo presupuestario, como podría ser la subida del IVA, del IRPF o reformas en el sistema de desempleo o de pensiones, por ejemplo. 

 

Noticias relacionadas

Lo más leído