El Gobierno concreta hoy las necesidades de capital de cada banco


La carrera por el rescate a la banca española vive hoy una nueva etapa crucial. El Gobierno y el Banco de España harán finalmente público cuánto necesita cada entidad según las nuevas pruebas de estrés realizadas por la consultora Oliver Wyman. En base a estos resultados, se verá si finalmente son 62.000 millones lo que se solicita dentro de la línea de crédito de hasta 100.000 millones pactada con Bruselas o si incluso crece una vez entrado en detalle. 

Los ejercicios individualizados (que sólo se han realizado estresando el negocio español y no el internacional) han confirmado que Santander, BBVA y CaixaBank no necesitan capital adicional y que incluso tienen un elevado sobrante, mientras que todas las nacionalizadas y las fusionadas necesitarán capital, que en algún caso podrán conseguir sin ayudas. 

Las necesidades de capital se han fijado analizando en profundidad la cartera de créditos inmobiliarios, al consumo y pymes, así como la cartera de participaciones. Tomando como referencia unas circunstancias macreconómicas críticas (para las que sólo hay un 1% de probabilidad) se obliga a las entidades a realizar nuevas provisiones para estos riesgos, de manera que su solvencia se reduce sustancialmente y afloran las necesidades. 

En este ejercicio, resultan especialmente elevadas las necesidades de BFA-Bankia, que pasarían desde los 19.000 millones solicitados por la entidad hasta cerca de 26.000 millones una vez que Wyman no habría aceptado como válidos los créditos fiscales de 6.000 millones que sí contabilizaba la entidad. 

Las entidades han conocido en las últimas horas las cifras definitivas, ya que hasta el último momento han podido realizar alegaciones a las cuantías que les comunicaron a final de la semana pasada. Una vez que el Gobierno y el Banco de España las hagan públicas en rueda de prensa al cierre de mercado, cada una comunicará a la CNMV sus planes de forma somera. Este punto será especialmente importante para entidades como Banco Popular, que necesitarán capital pero que tienen intención de conseguirlo por sí mismas sin que les obliguen a recibir ayudas públicas. 

Los resultados serán muy trascendentes para un grupo de entidades que hasta ahora habían soportado la crisis en un lugar intermedio, como Liberbank, BMN o Ibercaja, que con toda seguridad tendrán que planear nuevas fusiones para poder hacer frente a las nuevas exigencias. 

Noticias relacionadas

Lo más leído