Tags: Gestores |

“El Gobierno chino tendrá que definir un nuevo modelo de crecimiento”


El impacto que la refrigeración impuesta a sí misma por la economía china se ha visto realzado por un crecimiento de las exportaciones más lento. Los líderes chinos han tomado medidas rápidas y la mejora en las condiciones de crédito, unido a la recuperación prevista para el comercio mundial, permitirá a China crecer a un ritmo del 8,5% este año. Sin embargo, “el rebote será menos boyante que en 2009 debido a los riesgos relacionados con la calidad de la deuda local”, aseguran desde AXA Investment Managers.

En un informe publicado bajo el título ‘China: en el interior de la mecánica de un aterrizaje suave’, la gestora francesa considera que “a medio plazo, la capacidad del país para sostener un crecimiento del PIB por encima del 7% resulta cuestionable”. En este sentido, la firma considera que “será difícil, por no decir imposible, que su economía repita los resultados comerciales mostrados entre 2001 y 2008, sobre todo teniendo en cuenta que la tibia recuperación económica que registran los países desarrollados hará que China no sea capaz de aumentar sus exportaciones como en el pasado”.

Por otro lado, AXA IM cree que, teniendo en cuenta el probable aumento de la propensión al consumo, los cambios demográficos y la apreciación del tipo de cambio del yuan (sea a través de la apreciación nominal o la inflación de los salarios), el superávit por cuenta corriente podría reducirse a cero para el periodo 2015-2016. Del mismo modo, la firma considera que, en los próximos cinco años, “no sería sorprendente ver al PIB chino avanzando a un ritmo de entre el 6% y el 7%”, afirma la gestora.

Según la gestora gala, “a estos niveles, algunos problemas se vuelven más difíciles de manejar como, por ejemplo, el desempleo o la morosidad de los balances bancarios”. En este punto, “el nuevo Gobierno chino tendrá que definir el nuevo modelo de crecimiento del país”. En este sentido, AXA IM señala que la nueva dirección del Partido Comunista chino, que llegará al poder a principios del próximo año, será la encargada durante los próximos cinco años de enmendar/modificar/cambiar el modelo de crecimiento. “Esta es una tarea extremadamente delicada teniendo en cuenta lo difícil que resulta salir de un régimen de represión financiera”, señala la firma.

Archivos adjuntos

Empresas

Lo más leído