El futuro de las pensiones en Europa


El aumento de la esperanza de vida hace que las perspectivas para las pensiones resulten más aleatorias a medida que el régimen general de la Seguridad Social pierde rentabilidad. En este contexto, cada vez más personas necesitan establecer mecanismos de ahorro paralelos que les aseguren una pensión digna.

Los tres pilares del mapa europeo de las pensiones

El mapa de las pensiones en Europa se perfila sobre tres pilares: Pilar I, el régimen general de pensiones; Pilar II, el régimen de pensiones complementarias individuales o colectivas concedidas por una empresa o por un sector de actividad a sus trabajadores mediante el pago de una renta derivada de un seguro social complementario; y, por último, el Pilar III es el régimen de pensión complementaria de los seguros y ahorros individuales y opcionales como son los ahorros-pensiones y los seguros de vida, se trata de un ahorro a largo plazo realizado a partir de una iniciativa personal.

Este tercer pilar no está sustentado bajo las premisas del ahorro clásico, sino de una inversión financiera y está compuesto por varios tipos de productos. Incluye, al mismo tiempo, seguros de vida clásicos, productos de ahorro de las aseguradoras y de los bancos y fondos de inversión.

Ante el intenso debate sobre si el primer pilar puede llegar a desaparecer, expertos como Karen Van Hulle, profesor en la Katholieke Universiteit de Lovaina (KU Leuven) y en la Universidad de Francfort, además de antiguo responsable de seguros y pensiones de la Comisión Europea, sostiene que no; el derecho a la jubilación no se cuestiona. Sin embargo, empieza a ser una realidad el hecho de que una pensión pueda asegurar una cierta calidad de vida a la hora de recibirla y más teniendo en cuenta el incremento de la esperanza de vida tras la jubilación. Por ello, resulta imprescindible reflexionar sobre opciones complementarias al sistema de reparto. Para este experto, es preciso encontrar el equilibrio correcto entre la seguridad ofrecida por el Estado y la responsabilidad individual.

La fiscalidad como base del desarrollo del sistema de pensiones

Dentro de ésta última, Karen Van Hulle defiende el establecimiento de medidas de estímulo del segundo pilar, el referido a los planes de pensiones complementarios en el marco laboral. La gran ventaja de los fondos de pensión profesionales es que tienen un coste relativamente bajo, sin accionistas ni dividendos. Y ese es, también, su principal hándicap. Según Ives Stevens, profesor de derecho en la KU Leuven y miembro de la comisión belga para la reforma de las pensiones 2020-2040, en los Países Bajos, donde la financiación de las jubilaciones se hace al mismo tiempo por reparto y capitalización colectiva, la estabilidad del segundo pilar tiene dificultades debido a los rendimientos actuales. Según Stevens, la tendencia es frenar el tercer pilar y reforzar el primero y el segundo; pero, posiblemente, ésta no sea una opción a medio y largo plazo.

En este marco, el desarrollo del tercer pilar está relacionado con la fiscalidad. En opinión del profesor Stevens, actualmente el margen fiscal no permite que los gobiernos apuesten por un tercer pilar ya que el ahorro es, a día de hoy, una garantía de los bancos, pero no todavía de las aseguradoras. Solo la mitad de los Estados Miembros garantiza los productos de seguros.

Las nuevas normas europeas Solvencia II

A pesar de ello, se están produciendo movimientos de refuerzo del tercer pilar. Las nuevas normas Solvencia II para el sector de los seguros, adoptadas a nivel europeo, mejoran el sistema de solvencia actual. Por ejemplo, en caso de desplome de los mercados, se ha incluido el riesgo de inversión. Karel Van Hulle considera urgente introducir estas nuevas exigencias europeas en todos los Estados Miembros y hacer que las aseguradoras sean más sólidas. Para atraer nuevos ahorradores, el sistema tiene que ser fiable y estable. Solvencia II exigirá una prueba de capital a las aseguradoras. El rendimiento propuesto se revisará a la baja, pero el asegurado estará más protegido. Para Van Hulle, “el objetivo de Solvencia II es evitar que una aseguradora haga promesas que no pueda cumplir”.

En el tercer pilar, la garantía es el ahorro a largo plazo: comenzar a ahorrar lo antes posible y diversificar el ahorro. Para este experto, hay que establecer un sistema de ahorro a largo plazo, con cláusulas de penalización en caso de ruptura del contrato como único medio para garantizar la jubilación.

Desde un punto de vista práctico, a la hora de apostar desde hoy por el tercer pilar, hay que tomar en cuenta las normas específicas de cada país, en especial, la existencia de un fondo de garantía. También hay que considerar la fiscalidad, informarse sobre la aseguradora y verificar sus condiciones contractuales. El rendimiento no lo es todo cuando nos estamos jugando nuestro futuro.

En el marco del tercer pilar, por una parte, el inversor tiene que saber lo que va a recibir y, por otra parte, si puede intervenir en el proceso. Son estas cuestiones a debate en la Unión Europa en estos momentos. Cada sistema de jubilaciones está vinculado a la economía, pero la situación económica es tal que resulta difícil encontrar medios de ingresos adicionales. Además, la población envejece y la natalidad se estanca o decrece. A largo plazo, el tercer pilar y los seguros de vida permiten recuperar la seguridad y la tranquilidad de un sistema de jubilaciones por reparto, en el que cada cual asegurará la jubilación de sus padres y recibirá una jubilación de sus hijos.

Noticias relacionadas

Lo más leído