El fondo DPAM Invest B Equities Euroland de Degroof Petercam AM cumple 20 años


TRIBUNA de Guy Lerminiaux, gestor de Degroof Petercam AM, sobre renta variable europea. Comentario patrocinado por Degroof Petercam AM.

Hace veinte años que Degroof Petercam AM lanzó el fondo DPAM Invest B Equities Euroland. Desde entonces, este fondo se ha convertido en uno de los buques insignia de Degroof Petercam AM, con 1.100 millones de euros en activos bajo gestión, ofreciendo a los inversores exposición a compañías de alta calidad escogidas con el mayor cuidado.

El mercado europeo de renta variable ha cambiado mucho desde que se lanzó este fondo. Hace veinte años, todavía no se había implantado el euro como moneda única y los principales inversores institucionales estaban buscando formas de diversificar sus carteras de renta variable. DPAM Invest B Equities Euroland nació como una estrategia para ganar exposición en todo el continente y proporcionar diversificación geográfica en un momento en que incluso los inversores institucionales tenían un sesgo local significativo.

La gestión activa es la clave de esta estrategia. La renta variable de la eurozona todavía no es una clase de activo perfectamente eficiente, pero ofrece grandes posibilidades a los gestores activos. En Degroof Petercam AM consideramos que para generar valor añadido a través de la gestión activa, la clave es tener un active share elevado con un tracking error bajo. De hecho, en DPAM Invest B Equities Euroland, el active share supone el 76%. A través de nuestro análisis propio, podemos encontrar compañías infravaloradas o poco conocidas que todavía no forman parte de los índices. Esto se refleja en nuestra cartera: no incluimos los sospechosos habituales presentes en muchos índices, lo que nos permite marcar la diferencia a lo largo del tiempo.

Lo que no ha cambiado en los últimos 20 años es nuestro proceso de inversión. Lo hemos ido perfeccionando a lo largo de los años pero el núcleo sigue siendo el mismo: una combinación temática top-down con un stock-picking bottom-up altamente selectivo y un sesgo hacia compañías poco conocidas. Elegimos las mejores compañías independientemente del sector al que pertenecen y sin el límite de un índice de referencia. Buscamos compañías que presentan tanto calidad (en términos de modelo de negocio, gestión, track record) como potencial de crecimiento. Aunque hemos atravesado periodos de rendimientos inferiores (algo normal cuando se tiene una cartera de convicción), en el largo plazo los inversores han sido recompensados generosamente. Nuestra búsqueda de alfa va acompañada de un riguroso control del riesgo, totalmente integrado en el proceso de inversión, respetando las líneas de inversión y la vigilancia de las apuestas activas.

Encontrar valor en las compañías de pequeña capitalización también forma parte de nuestro ADN. Están menos cubiertas por el mercado, lo que nos permite encontrar acciones atractivas poco conocidas que presentan oportunidades fuera del índice de referencia. En su mayoría son compañías familiares con órganos de dirección fuertemente comprometidos y un accionariado estable, suelen crecer rápido - ya que son activas en nichos de mercado con gran valor añadido - y sus modelos de negocio a menudo son más claros que los de las grandes compañías. Y por último, pero no menos importante, estas compañías pueden ser objetivos de adquisición atractivos o convertirse en large caps en el futuro. En general, pensamos que en el entorno actual es necesario centrarse en compañías con un fuerte poder de fijación de precios, capaces de mantener margen de beneficio.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído