El fantasma de los bajos retornos en la renta fija


Los inversores europeos institucionales tienen como principal preocupación los retornos que están dando sus inversiones en renta fija. Esta es la conclusión principal que se desprende de la encuesta realizada por J.P. Morgan AM. La consulta acentúa este punto como el principal objetivo para la asignación de una parte de la cartera en renta fija. El 22% de los encuestados está preocupado por las bajas tasas de rentabilidad reinantes que, en su opinión, tendrán un impacto significativo en los retornos; mientras que el 19% se preocupa más por el riesgo político o soberano. Además, otro 19% se muestra preocupado de la gestión del riesgo de la cartera y un 13% por la inflación y la subida de los tipos. Sin embargo, a pesar de las preocupaciones, el 73% confirmó que mantendrá o incluso incrementará su exposición a la renta fija en el último tramo de 2011.


Nick Gartside, director de inversiones internacional de renta fija de J.P. Morgan AM, explica que “2011 ha visto los escenarios más impensables respecto a la posibilidades de impago en los mercados europeos incluyendo Grecia, Irlanda, Italia y Portugal. Mientras tanto, la preocupación de la economía estadounidense y sus niveles de deuda han visto como S&P ha reducido su calificación crediticia por primera vez en su historia. Con todo esto de telón de fondo, está claro que los inversores en renta fija están siendo llevados por caminos no antes transitados, y esto hace esta encuesta tan importante”.
 

De media, las instituciones europeas asignan un 56% de su cartera a renta fija (casi el doble de su asignación a la renta variable) y uno de cada cinco encuestados responde que gestiona su asignación de bonos europea pasivamente. “En un entorno donde los retornos son bajos es entendible que muchas instituciones quieran invertir en la gestión pasiva con bajo coste, particularmente en el emparejamiento de duraciones directas donde los bonos de largo plazo se mantienen hasta vencimiento. Aun así, creo que la inversión pasiva para la renta fija es menos apropiada y el inversor tiene que entender los riesgos involuntarios y las consecuencias de invertir pasivamente ya que puede existir una asignación importante a la deuda de los países periféricos cuando el inversor no quiere ésta”, comentó Gartside.
 

Las compañías de seguros de vida son las que más porcentaje dedican a la renta fija con un 74% mientras que los fondos de pensiones públicos tienen un 42% de media invertido en bonos. Las expectativas más positivas dentro del tipo de activo están puestas por las instituciones europeas en los bonos de grado de inversión corporativos. El 27% de los encuestados esperan unos retornos anuales de entre el 4% y el 8% en tres años.
 

Sobre la encuesta
 

La encuesta fue hecha online en un periodo de dos meses concluyendo el 23 de junio de 2011. Contestaron 166 inversores institucionales de 15 países de Europa, cubriendo mercados de la eurozona y de fuera de la eurozona. La mayor cantidad de respuesta fueron de Alemania, Reino Unido, Francia y la región nórdica.
 

Lo más leído