El estrecho sendero de Didier Saint Georges (Carmignac)


Crecimiento mejorando. Inflación controlada. Tranquilidad en los bancos centrales. Con esas tres condiciones, es fácil entender, en opinión de Didier Saint Georges, director general de Carmignac  y miembro de su comité de inversión, el comportamiento de los mercados de renta variable en la primera mitad del año. Esa positiva combinación de crecimiento sin inflación marca un escenario que podría que continuar por lo que Saint Georges denomina como un “estrecho sendero”, si bien hay que prestar atención a lo que puede surgir a ambos lados del camino

Momento en el ciclo

En primer lugar, habría que repasar el momento del ciclo de cada bloque económico. Empezando por China, “hay que diferenciar entre la situación estructural, que está bien, y la cíclica, que podría verse afectada por el efecto que pueda tener el freno que las autoridades quieren imponer al crecimiento del crédito. Ese freno se está llevando de forma muy controlada, pero aún así sería de esperar una cierta ralentización”, apunta Saint Georges.

En EE.UU., la elección de Trump contribuyó a prolongar el ciclo con más confianza para el consumidor, gracias a los anuncios de bajadas de impuestos e inversiones en infraestructuras. A día de hoy, todo está menos claro ya que el calendario está sufriendo retrasos y el contenido de las reformas está sujeto a cambios. El escenario es bastante más incierto.

En cuanto a Europa, “como el ciclo comenzó más tarde, puede tener más recorrido. Estaba bastante constreñido por el escenario electoral, pero los resultados de las presidenciales francesas han supuesto un cambio considerable, los inversores ya no tienen que estar a la espera”, señala Saint Georges. En cuanto a las economías menos desarrolladas, si bien su recuperación se estaba viendo amenazada por la llegada de Trump, el temor parece haberse reducido, algo que se refleja claramente en la trayectoria del dólar, cuyo debilitamiento está facilitando la vida a los emergentes.

Para la gestora gala, la segunda mitad del año podría estar caracterizada por una continuación de estos ciclos, con China y EE.UU. comenzando una ralentización y Europa y los emergentes encaminados hacia un mayor crecimiento.

Los riesgos

Así que los mercados podrían seguir por ese estrecho sendero de lo que puede esperarse, aunque como siempre hay que plantearse los riesgos que pueden cambiar la trayectoria del actual escenario. En opinión de Saint Georges, tres son los principales escollos que pueden surgir.

El primero de ellos es que las autoridades chinas frenen más de lo deseado, aunque normalmente suelen controlar muy bien las ralentizaciones. El segundo es que el desencanto con Trump se traslade al mundo de la inversión. Y por último está el temor a que los bancos centrales yerren en sus decisiones, “porque dado el actual escenario, con la inflación bajo control y teniendo en cuenta el nivel de endeudamiento del sector público en la zona euro y el privado en EE.UU., las autoridades monetarias todavía tienen que ser muy cautas antes de empezar a normalizar, aunque a lo mejor preferirían otra cosa”, considera Saint Georges.

Temas de inversión

Con este momento del ciclo y sin olvidar los riesgos mencionados, en Carmignac consideran que la configuración actual favorece al euro, mientras que esperan que se mantenga la debilidad del dólar, lo que sería buena noticia para los mercados emergentes, incluida China, aunque en este país prefieren no estar en sectores sensibles al crédito.

Para Saint Georges, “Europa alcanzó su clímax de riesgo hace un año, y tras el resultado de las elecciones presidenciales la asimetría del riesgo ha cambiado en la región: antes el riesgo de caída era mayor que el potencial de subida y ahora es a la inversa”. A la hora de materializar su escenario central “el problema es encontrar compañías que sean realmente europeas, aunque por ejemplo, el sector financiero lo es”, añade. Asimismo, mantienen su apuesta por el sector tecnológico, que supone la mayor parte de su posición en EE.UU. “El modelo “el ganador se lo lleva todo” está funcionando para muchas compañías. Pueden estar caras, pero sus beneficios crecen de forma regular y no decepcionan. Es lo contrario a lo que ocurría en la burbuja, ahora hay ingresos de verdad, fruto de haber hecho fuertes inversiones durante muchos años”.

Por último, en la renta fija, proponen una aproximación más oportunística, aprovechando momentos de caída que crean puntos de entrada.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído