El estilo value y las small caps: apuestas ganadoras desde 1926


Para los gestores que juzguen útil aplicar la historia a sus inversiones futuras, el estilo value ha batido en rentabilidad al de crecimiento desde 1926 y la inversión en pequeñas compañías a la de grandes firmas, según se desprende de un análisis publicado por BofA Merrill Lynch, “The longest pictures”, que ofrece una visión de los mercados financieros, sus correlaciones, valoraciones e instrumentos desde 1800. 

Sin embargo, en los próximos años, de crecimiento por debajo de la media, la apuesta de BofA Merrill Lynch se decanta por el estilo growth y las firmas de mayor tamaño.  Según los datos que ofrece el estudio, la rentabilidad media de las acciones con sesgo de crecimiento ha sido del 12,6% cada año desde 1926, frente al 17% del estilo de valor.

Este estilo de inversión también ha superado al growth en 3 de cada 5 años, y sobre todo en periodos de crecimiento normal, aunque el de crecimiento ha funcionado mejor en épocas de depresión, recesión económica y crecimiento por debajo de la media -por ejemplo, en la década de los 30-. Por eso, desde BofA Merrill Lynch esperan que este estilo de inversión ofrezca mejores rentabilidades que el value en los próximos años, en los que espera un crecimiento por debajo de la tendencia. 

Además, las pequeñas firmas han batido en rentabilidad a las grandes, con un retorno del 17% frente al 11,9% desde 1926, también en 3 de cada 5 años. Las grandes han funcionado mejor en mercados como en de los años 30. En periodos como el de la pasada crisis financiera y recesión, ambas han obtenido rentabilidades similares en los últimos cinco años. Desde el banco creen que las large caps y de alta calidad lo harán mejor.