El Estado entregará 19.000 millones a Bankia con cargo a la deuda del FROB


Ni 7.000 ni 10.000 ni 15.000 millones de euros. Las nuevas ayudas que recibirán Bankia y su matriz BFA para llevar a cabo su plan de saneamiento y reestructuración serán de 19.000 millones. A esta cifra hay que añadir los 4.445 millones que ya había recibido en forma de préstamo y que al convertirse en capital han supuesto la nacionalización del grupo. El Estado está todavía decidiendo cuál es la fórmula más adecuada para financiar esta inyección millonaria, pero lo más probable -aseguran a Funds People fuentes del sector- es que se haga a través de deuda del FROB, que no tendrá que salir al mercado a colocar ninguna emisión.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), el encargado de hacer la inversión, actualmente cuenta con una hucha de entre 4.000 y 5.000 millones, con lo que la cantidad que tendría que aportar en forma deuda podría rondar los 15.000 millones, aunque previsiblemente será la cuantía completa.

Otra opción que permite la legislación es que la inyección se haga con deuda pública, pero dadas las condiciones actuales del mercado, lo más probable es que no se decida esta opción. En la última subasta de deuda a diez años, el Tesoro pagó el 5,77% anual. En el mercado secundario se están pagando precios superiores. El bono a diez años ha cerrado en el 6,33%, lo que provocó que la prima de riesgo española cerrara en 496 puntos básicos, el máximo de cierre desde la constitución del euro.

Un saneamiento de 24.945 millones

Para alcanzar esa enorme cifra de necesidades, el Grupo BFA ha sumado los 8.745 millones que se derivaron de los reales decretos de saneamiento del ladrillo, 4.000 millones adicionales también para sanear sus activos inmobiliarios, 5.500 millones que se esperan que se les exijan con la nueva revisión de los balances que están realizando Oliver Wyman y Roland Berger, y 6.700 millones por la devaluación de la cartera de participadas y los activos fiscales. En total, resultan 24.945 millones brutos, que en neto suponen los 19.000 millones que van a pedir al Estado.

Para iniciar el saneamiento, Bankia ha realizado una revisión total de sus cuentas de 2011, que ya cuenta con la aprobación de los auditores. Los saneamientos realizados en la cartera de créditos, en los activos adjudicados y la puesta a valor de mercado de las participadas integradas han arrojado unas pérdidas del año pasado de 2.979 millones, frente a los beneficios de 309 millones publicados hasta ahora.
 
El proceso de salvamento se realizará a través de una ampliación de capital de BFA de 19.000 millones que se realizará en junio y que dejará totalmente en manos del FROB a esta entidad. Posteriormente, una vez saneada la matriz, Bankia realizará su correspondiente ampliación de 12.000 millones en octubre, que asegurará BFA en su totalidad. Como es previsible que los accionistas actuales no acudirán a la operación, aunque tienen derecho de suscripción preferente, toda la ampliación será suscrita por BFA, es decir, el Estado. De esa forma, aproximadamente el 90% del capital de Bankia (el 88,6% a precios de hoy) pasará a manos públicas, con la correspondiente dilución para los minoritarios. 
 
Fruto de estos saneamientos, la cobertura del riesgo del ladrillo de Bankia se situará en el 49%, al tiempo que su solvencia o core capital ascenderá hasta el 9,6%. 
 
Lo curioso de la petición de Bankia, que ha sido previamente consensuada con el Ministerio de Economía y Competitividad, es que Luis de Guindos dijo hace sólo dos semanas que todas las nuevas ayudas públicas que podrían solicitar las entidades españolas en esta nueva fase no alcanzarían los 15.000 millones. Sólo Bankia pide ahora 19.000 millones y, con toda seguridad, no será la única en necesitar dinero.
 
A la espera de que el plan y las cifras se concretaran, la entidad ha solicitado hoy la suspensión de su cotización en bolsa, que previsiblemente se levantará el próximo lunes, una vez que la entidad dé mañana sábado todos los detalles del plan en una rueda de prensa y una presentación a analistas. Al cierre de ayer, sus acciones se negociaban a 1,57 euros.
 
Para aprobar el plan de saneamiento, el ministro dejó claro que quería una renovación total del Consejo de Administración de Bankia y de BFA, y por eso hoy también se ha aprobado el cambio  de los miembros del Consejo de Bankia, que es el que se ha reunido.
 
En la reunión han presentado su dimisión 16 vocales. Al tiempo, se ha nombrado a ocho nuevos integrantes: José Sevilla Álvarez (en calidad de consejero ejecutivo), Joaquín Ayuso García, Eva Castillo Sanz, José Whanon Levy,  Francisco Javier Campo García, Jorge Cosmen Menéndez-Castañedo, Fernando Fernández Méndez de Andés y José Luis Feíto Higueruela, en calidad de consejeros independientes. Además, el Consejo lo forman José Ignacio Goirigolzarri y Francisco Verdú. Por tanto, el principal órgano de gobierno del banco pasa de 18 a 10 miembros. 
Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente