El Estado cubre el 20% del último salario en la jubilación de las clases altas


La cobertura estimada a la jubilación que ofrece la actual pensión de la Seguridad Social será de un 85% del último salario para los empleados con un salario anual de 27.000 euros y con 30 años de edad actualmente, y de un 20,1% para los empleados con un salario anual de 180.000 euros y una edad de 50 años a día de hoy. Estos datos evidencian el aumento de la brecha en la cobertura de la Seguridad Social a medida que aumenta el salario. 

Así lo pone de manifiesto el Estudio sobre planes de jubilación para toda la plantilla y para Directivos en España y Portugal 2012, elaborado por Mercer con la información de 215 empresas con un total de 247 planes de jubilación. De los planes, 193 se corresponden con planes de jubilación para toda la plantilla y 54 para directivos.

Según el estudio de Mercer, la promoción de los sistemas de previsión social privados es vital para el sostenimiento de las pensiones públicas futuras y para poder complementar adecuadamente los ingresos de la población jubilada. Para intentar cubrir esta brecha, hay una tendencia clara hacia los planes de aportación definida de las empresas, con reconocimiento inmediato de todos los derechos, en el que se incluye a todos los empleados con un requisito de antigüedad. Utilizan una fórmula de aportación que consiste en un porcentaje sobre el salario pensionable, que suele ser el salario fijo, y donde la aportación del empleado empieza a ser en un 50% de los casos necesaria para que la empresa realice su aportación.

De hecho, en un 52% de los casos existe una relación directa entre las aportaciones del empleado y las de la empresa. En los planes de directivos, el 88% de las compañías no considera obligatorio que los profesionales realicen aportaciones. Con respecto al coste, el coste empresarial en los planes de aportación definida para toda la plantilla, en términos de mediana, asciende a 3,2%. Y llega al 10% en el caso de los de directivos.

En cuanto a la ratio de cobertura, en los planes de aportación definida para toda la plantilla asciende a 6,5% del último salario, al 11,7% en los planes para directivos.

Los vehículos más habituales

El vehículo de financiación más habitual en España es el plan de pensiones. Según el estudio de Mercer, un 85% de las empresas usa el plan de pensiones para los planes de jubilación establecidos para toda la plantilla. Dentro de este 85%, para el 19% de los casos está combinado con una póliza de excesos y en el caso de los sistemas de jubilación para directivos, el vehículo de financiación es, en todos los casos, el seguro colectivo de vida. Respecto a los tipos de planes, los más habituales son los de aportación definida, utilizados por el 88% de las compañías en los planes para toda la plantilla y en el 52% en el caso de los planes de directivos.

Siguen existiendo a fecha de hoy planes en la modalidad de la prestación definida pero, en la práctica, en su mayoría son planes que se mantienen para colectivos cerrados para los que no tienen acceso las nuevas incorporaciones a las empresas, tanto en planes para toda la plantilla como planes para directivos.

Según el estudio de Mercer, el salario pensionable más común para el cálculo de las aportaciones a los planes de jubilación es el salario fijo, utilizado por el 70% de las empresas para los planes para toda la plantilla y en un 64% en los planes de directivos.

Derechos en caso de cese

El 100% de los planes para toda la plantilla reconoce derechos sobre las cuantías económicas constituidas en caso de baja definitiva. El 94% consolida el 100% de las cuantías desde el primer día y el 6% reconoce el derecho de forma progresiva.

En cuanto a los planes para directivos, en el 96% de las empresas se reconocen derechos sobre las cuantías económicas constituidas en el plan de jubilación de directivos en caso de baja definitiva en la empresa. De éstas, el 53% reconoce el 100% de las cuantías de forma inmediata y el 43% las reconoce de forma progresiva.

Noticias relacionadas

Lo más leído