Tags: Latam |

“El equipo no es partícipe de usar una sola medida de riesgo sino varias, como si de un rompecabezas se tratara"


El Grupo de Investigación y Consulta de Carteras (Portfolio Research and Consulting Group) se ha convertido en una de las señas de identidad de Natixis Global Asset Management. Constituido inicialmente en el año 2011 en Boston para proporcionar a los clientes de Estados Unidos información pormenorizada sobre cómo estaban configuradas sus carteras en términos de correlaciones, volatilidades o diversificación, el éxito de la iniciativa llevó al grupo a cruzar el Atlántico y abrir una oficina en Londres para ofrecer el mismo servicio a los inversores europeos.

James Beaumont es el máximo responsable del grupo de investigación de carteras duraderas. En una entrevista concedida a Funds People, el experto explica que la idea de ofrecer este servicio a sus clientes respondió al hecho de haber comprendido que muchos inversores no disponían de las herramientas necesarias para medir adecuadamente el riesgo de sus carteras. “Al gestor le gusta tener información sobre cuáles son los riesgos a los que están expuestos y asegurarse de que en la práctica están asumiendo el riesgo que realmente quieren asumir. A veces se rigen por una serie de carteras modelo sin reparar en que concentran un riesgo mayor del que estimaban en determinados elementos”.

La transmisión de la información se hace desde el centro de Londres directamente con el cliente y sin que se produzca ningún tipo de asesoramiento al inversor sobre cómo debe mover la cartera. “No les asesoramos; somos agnósticos en términos de producto. Sólo nos dedicamos a analizar el nivel de riesgo de su cartera. No entramos a valorar qué clases de activo debería incluir en la cartera. No es nuestra función”. Beaumont reconoce que esto es algo que valoran especialmente. “En términos generales, el feedback que estamos teniendo es muy positivo. Valoran la calidad del trabajo y la independencia. Sé lo difícil que puede resultar su trabajo. Les gusta que no promocionemos producto y que les ayudemos en su labor proporcionándoles un profundo análisis de carteras".

Según explica, lo que más valoran los clientes es la calidad del trabajo y la independencia con la que lo realizan. También el nivel de detalle con el que elaboran el estudio de las carteras. El equipo no es partícipe de usar una sola medida de riesgo sino varias como si de un rompecabezas se tratara. La actual divergencia muestra que las medidas clásicas de volatilidad, el análisis de correlación y el análisis factorial nos permiten saber si el cliente está asumiendo riesgos que realmente quiere asumir. Mientras que el VAR y las secciones de disminución máxima nos avisan del peor de los escenarios.

Entre sus principales clientes están bancas privadas, asesores financieros e incluso grandes inversores institucionales, como fondos de pensiones. A nivel geográfico, el interés se va extendiendo por todo el mundo. Lo evidencia el hecho de que, actualmente, estén empezando a apreciar el interés de clientes de regiones tan dispares como Latinoamérica o Singapur. “La demanda está siendo exponencial. El año pasado trabajamos con 2.000 clientes en todo el mundo, sobre todo de Estados Unidos. El inversor final está confuso. El 58% no tiene claros cuáles son sus objetivos. El inversor necesita asesoramiento financiero. El 78% prefiere seguridad a rentabilidad, si bien la mayoría quiere retornos del 9%. Es algo contradictorio”.

En el caso de España, este ha sido el año en el que más han empezado a trabajar con los clientes, sobre todo bancas privadas. En términos generales, Beaumont explica que, dependiendo del país, las carteras presentan ciertos rasgos muy característicos. En el caso de España, por ejemplo, destaca el hecho de que no existe consistencia en los índices de referencia que se utilizan. “No hay benchmark claros”, afirma. También destaca el hecho de que son pocos los inversores que incluyen en sus carteras estrategias alternativas, que el experto considera de gran utilidad para reducir la correlación en las carteras. “En renta fija, también resulta muy característico que muchas carteras mantengan una exposición directa a los bonos del país, una situación que es típica del sur de Europa”.

La gran aceptación que está teniendo entre sus clientes el Grupo de Investigación y Consulta de Carteras ha obligado a la entidad a reforzar el equipo. “Es el principal objetivo”, revela Beaumont. Actualmente, los equipos de Boston y Londres están formados por 32 miembros. En la oficina de Londres trabajan nueve ocho profesionales. Las últimas incorporaciones al equipo londinense han sido las de Julien Dauchez (consultor senior), Xavier Lassau, Narimane Agha y Augustin Flamarion (que se incorporaron como analistas junior) y la de Graham Brewster, anteriormente en el equipo de Boston y que ahora da el salto a Europa. También acaban de contratar a un consultor de habla hispana que se incorporará en noviembre, para ofrecer un servicio en el mismo idioma a sus clientes de España y Latinoamérica.

Lo más leído