“El enfoque contrarian se comporta mejor en los mercados volátiles”


FORT es el acrónimo de Financial Opportunities in Research and Trading. Es una definición bastante exacta de a qué se ha dedicado la gente de FORT Investment Management desde que la compañía fuera fundada en 1993 por Yves Balcer y Sanjiv Kumar. “FORT ofrece una combinación bastante inusual de experiencia cuantitativa y macro”, añade Alan Marantz, managing partner de la compañía.

Marantz ha viajado a España de la mano de Brightgate Capital para explicar con detalle el modelo sistemático de la firma, así como para ofrecer una actualización de cómo se está ajustando a las condiciones cambiantes del mercado este modelo matemático, que incluye aspectos de machine learning o aprendizaje automático.

El modelo diseñado por FORT no se diferencia de otros modelos cuantitativos por los datos utilizados, que incluye 83 métricas distintas para analizar tendencias en más de 80 mercados que figuran entre las de referencia para otros analistas de la industria financiera. Lo que diferencia al modelo de la competencia es su capacidad para combinar estas métricas con 100 plazos distintos de inversión (tiempo que se mantiene la inversión en cartera) para determinar la rentabilidad/riesgo obtenida en distintos marcos temporales.

El resultado de la combinación son más de 600.000 opciones potenciales, de las cuales el modelo es capaz de distinguir entre las que presentan niveles de retorno más altos y niveles de retorno negativos, para seleccionar los primeros. Se trata, en definitiva, de una asignación de riesgos dinámica a la que en FORT se refieren como “adaptabilidad”. Como resultado, típicamente FORT ha mantenido sus posiciones en cartera una media de dos a diez semanas, en función de las condiciones de mercado de cada momento (mayor periodo en cartera durante fases en que los activos están más baratos, y viceversa).

Pero hay otro aspecto más que diferencia al modelo de otros competidores, y también tiene que ver con la asignación al riesgo. Marantz explica que, mientras que muchos CTAs competidores emplean modelos donde los riesgos están equiponderados, en FORT no creen en la paridad del riesgo: “Creemos que las tendencias del mercado son una realidad, y esto significa que existe cierta persistencia en los ciclos, que las decisiones de los seres humanos son progresivas a lo largo del tiempo”.

Gracias al machine learning y la “adaptabilidad” que genera, el modelo cuantitativo es capaz de determinar cuál es el entorno persistente más probable y asignar riesgo en consecuencia, mediante el esquema 40%-30%-20%-10%. El experto explica que, en los últimos diez años, la persistencia del mercado ha apuntado a un comportamiento positivo de la renta fija (particularmente de los bonos de menor plazo) y de la renta variable, mientras que ha sido negativa para divisas y materias primas.

Como consecuencia de la ampliación de la divergencia monetaria entre bancos centrales, el modelo se está ajustando actualmente, de manera que en los últimos 18 meses ha recortado las asignaciones a renta fija y divisas, y doblado la asignación al riesgo en renta variable.  “Ahora lo más importante para invertir es la primera decisión sobre a qué estrategias se va a asignar al riesgo, más que determinar después en qué activos en concreto se va a invertir dentro de esa asignación”, comenta Marantz al respecto.

Gracias a estas cualidades, la combinación de las cuatro estrategias de inversión que ofrece FORT a sus clientes ha sido capaz de generar un exceso de rentabilidad de 900 puntos básicos anuales respecto al índice  Socgen CTAs que toman como referencia.

Ser contrarian para diversificar

Después de un 2017 en el que la tendencia fue la amiga de los inversores, el representante de FORT cree que ahora puede resultar conveniente añadir un enfoque contrarian como elemento diversificador en cartera: “Si se tiene una estrategia basada en el seguimiento de la tendencia y se combina con una estrategia contrarian que actúe durante los puntos de inflexión del mercado, se reduce dramáticamente la volatilidad y se obtienen mejores retornos ajustados al riesgo”, explica.

FORT ofrece a los inversores en este campo su fondo Fort Global UCITS Contrarian Fund, un fondo que invierte puramente en futuros y con un track record de 16 años que ha sido calificado como Consistentes Funds People. “El enfoque contrarian se comporta mejor en los mercados vólatiles”, insiste el experto.

En este caso, el modelo cuantitativo de FORT aplica un enfoque un tanto diferente en este caso el análisis no trata de dar respuesta a la pregunta de si un activo vaya a seguir subiendo o bajaando. El modelo calcula un rango de precios probables que se toman como referencia para implementar en consecuencia posiciones cortas o largas. El modelo también calcula a partir de un análisis del comportamiento histórico de cada activo dónde se han concentrado sus mínimos y máximos anteriores por precio, para poder determinar los puntos de entrada y de salida de cada estrategia.

Lo que consigue el equipo a partir de este análisis es la construcción de una cartera que mantiene una correlación cero con la renta variable, pero que genera un perfil de rendimientos similar (toman como referencia al índice S&P 500 con dividendos).

Empresas

Noticias relacionadas