El emprendedor financiero, ¿especie en extinción?


Estimados amigos, disculpen la exageración del titulo, esperamos haber llamado su atención,  lo cierto es que la situación actual es precisamente la opuesta y merece la pena comentarla.
Dentro del proceso de reorganización interna y fusión de las entidades financieras en que nos encontramos, es complicado que no se cometa alguna torpeza u atropello con el personal comercial bancario, fruto de la dificultad de gestionar situaciones de tales envergaduras; esta situación esta  poniendo en mercado a gran número de profesionales de banca/banqueros privados, que se ven casi obligados a poner sobre la mesa la posibilidad de montar su proyecto como independiente al no tener atractivas alternativas de incorporación en otras entidades.

Nos gustaría ahora comentarle el perfil de profesional que nos estamos encontrando, si al leerlo se identifica con el mismo, no lo dude,  acaba de convertirse en un potencial IFA  (Independent Financial Advisor) pendiente de encontrar su hueco en el mercado.

- Histórico comercial vinculado a carteras de clientes. Suelen ser profesionales provenientes de las áreas comerciales de Banca, (Banca Personal, Privada) o bien de gestión de inversiones muy cercanos a dichas áreas, con una amplia agenda de contactos y buenos conocedores de la plaza en la que desarrollan su actividad.

- Las “canas” pasan a ser un plus. Es muy complicado gestionar patrimonios de clientes desde un perfil junior. No solo por el respeto y veteranía  que desde la experiencia se transmite ante el cliente, sino porque además la madurez les proporciona un sesgo mas conservador y prudente, que les garantizará permanencia del cliente en el largo plazo.

-  La edad media supera los 40 años, punto este en que a un profesional (que se encuentra en esta situación), se replantea la conveniencia de seguir luchando por hacer exitosa carrera profesional interna en una organización y opta tomar el control de su destino y mejorar de su calidad de vida profesional/personal.

- Profesionalmente, nunca se sintió identificado con la filosofía de gestión de clientes que imperaba en su entidad. La gestión basada en la fabricación y distribución de productos, que nunca le permitió aplicar correctamente todos los conocimientos que tanto se preocupó de cultivar (Master, EFPA, CFA etc..).

- No solo la formación es pieza importante, la ética profesional es básica para poder adentrarse en esta actividad, su comportamiento debe resultar integro, honorable y transparente con cliente y entidades con las que colabore, actitud esta que debe llevar interiorizada.

- Siente que goza de la “confianza” incondicional de sus clientes, con los que lleva manteniendo el contacto desde hace muchos años, con muchas relaciones mas cercanas a la amistad que a la pura relación comercial bancaria.

- Espíritu emprendedor, lleva años  dando vueltas a la idea de arrancar su propio proyecto profesional, sin haber encontrado nunca el momento de plantearlo firmemente o de buscar los socios adecuados. 

Si los síntomas le suenan familiares, no podemos mas que recomendarle que se ponga a trabajar en un plan de negocio y plasme sobre un papel el proyecto que tiene en su cabeza (tocando todos los puntos importantes que va a necesitar), hasta este momento no le habrá costado un euro la aventura;  ahora deberá ponerlo en común con una serie entidades con las cuales considere que podría “estar en sintonía” y estas se encargará de poner en valor su proyecto (apoyarlo o rechazarlo), en caso de aprobación, la decisión es suya, nosotros no podemos mas que animarle.

Lo más leído