“El efecto riqueza en EE. UU. podría sorprendernos y paliar los efectos del secuestro fiscal”


Hay razones para la prudencia en bolsa. Al menos, en el corto plazo. Así lo explica Generali Investments Europe al reconocer que el mes pasado en la firma mantuvieron una actitud cautelosa por doble motivo: el primero se basa en los fundamentos; el segundo, sobre la base del riesgo que ha añadido el resultado de las elecciones italianas. “Este último punto podría implicar volatilidad e incertidumbre”, aseguran. Según indican desde la entidad, las otras razones fundamentales tendrían que ver con los signos que apuntan a una situación de temporal sobrecompra de la renta variable.

En su último informe de Market Trends, los expertos de la firma transalpina reconocen mantener a nivel europeo un enfoque sectorial defensivo, dando mayor peso a alimentos (compañías tabaqueras en particular), sector doméstico y empresas de software. “En caso de recibir algunas señales creíbles de aclaración en Italia, habrá razones para que este posicionamiento defensivo pueda ser dado la vuelta. En primer lugar, porque el ciclo económico global es todavía firme, particularmente en Asia, donde la economía se está estabilizando, con China registrando una moderada mejoría”, señalan. En Europa, los principales indicadores también apuntan a un futuro más alentador.

En Estados Unidos, por su parte, los datos de confianza del consumidor, el sector de la vivienda y la robustez de los inventarios hacen presagiar cierta recuperación. “Esta tendencia respalda nuestro objetivo de final de año para el S&P 500, que situamos en la horquilla de entre los 1.550 y los 1.600 puntos. El efecto riqueza, es decir, el impacto de la recuperación del precio de la vivienda y el precio de las acciones, hace que la propensión al gasto empiece a materializarse, lo que nos podría sorprender o, por lo menos, a ayudar a compensar en parte los efectos del negativo impacto que tendrá el secuestro fiscal”, afirman en Generali Investments Europe.

De este modo, aunque a corto plazo en la gestora siguen manteniendo por ahora un posicionamiento defensivo para protegerse en caso de posibles resultados negativos, a medio plazo continúan siendo positivos al entender que el ciclo económico global ha tocado fondo, las políticas monetarias emprendidas por los bancos centrales de todo el mundo siguen siendo favorables y las valoraciones de las acciones europeas son atractivas. Respecto a este último punto, en la firma estiman que el potencial alcista de la Bolsa europea está cerca del 10%.

Noticias relacionadas

Lo más leído