El dividendo, nuevo bono soberano de Europa


Para Katharina Hoyland, gestora de los European Equity Income Funds de Invesco Perpetual en Henley, las estrategias de inversión en renta variable europea centradas en dividendos ofrecen la oportunidad de aprovechar diversas tendencias estructurales y cíclicas. En Reino Unido el interés por el dividendo se ha consolidado en la última década. El crecimiento en los diez últimos años del sector británico de fondos de inversión de bolsa centrados en dividendos, que suponen actualmente el 57% de los fondos totales, pone de relieve el potencial que tienen en el resto de Europa.



En los últimos años, las empresas europeas han situado a los dividendos a la cabeza de sus prioridades. Para Hoyland, Europa continental se enfrenta a una mayor necesidad de rentabilidad total de las bolsas, debido al mayor ritmo de envejecimiento de su población y a que sus planes de pensiones están infracapitalizados frente a los de Reino Unido. En los últimos años las empresas de Europa continental se están mostrando más receptivas a las demandas de rendimientos realizadas por los inversores desde mitad de los noventa. Tras las privatizaciones, los inversores institucionales comenzaron a exigir dividendos más generosos. Según Hoyland, en Europa continental se registró un fuerte crecimiento de los dividendos en el decenio previo a la recesión actual, lo que provocó un aumento de las rentabilidades por dividendo hasta dejarla en el mismo nivel que la de Reino Unido.



Además, el desplome de las cotizaciones bursátiles ofrece a los inversores la posibilidad de asegurarse unas rentabilidades por dividendo elevadas y sostenibles con unas valoraciones inusualmente bajas. Éste es el caso de los valores defensivos, que ofrecen un potencial de revalorización bursátil, tanto absoluto como relativo, y cuyos dividendos son relativamente seguros. No hay que olvidar que la evolución de los dividendos es muy dispar según sectores y valores, por lo cual la selección de ambas variables es esencial. Los sectores que han sufrido los mayores recortes de dividendos a principios de este año fueron los cíclicos, como los financieros e industriales. Sus dividendos cayeron un 31% en 2008, en contraste con el crecimiento de los dividendos del 2% en los sectores defensivos, como telecomunicaciones y farmacéutico. Además, la carrera alcista registrada por las bolsas desde comienzos de marzo ha favorecido a los valores de beta elevada o con discretos beneficios, en tal medida que la brecha de valoración se ha invertido totalmente, de manera que los valores cíclicos son más caros que los defensivos (PER 2009 de 11,5 veces en valores cíclicos frente al 10,5 en valores defensivos). Hoyland también recuerda que los sectores cíclicos, que en enero se anotaron unas rentabilidades por dividendos cercanas al 7%, ofrecen actualmente tan solo una rentabilidad ligeramente mayor del 5%, la misma que las empresas defensivas.

Lo más leído