El dinero vuelve a entrar en fondos cotizados de la periferia europea


Cambio en el sentimiento inversor. El anuncio del presidente del BCE, Mario Draghi, de llevar a cabo compras ilimitadas de deuda pública de los países que soliciten formalmente el rescate no sólo ha tenido un efecto balsámico en el mercado de renta fija periférico, sino que también ha contribuido a incrementar notablemente la confianza de los inversores extranjeros en bolsas como la española o la italiana. Lo demuestran los flujos registrados durante el tercer trimestre del año en fondos cotizados. “Aunque la tendencia en este periodo se orientó hacia una salida de capitales de ETF que replican los índices de un determinado país, los centrados en el Ibex 35 y el Mib italiano fueron la excepción”, revela Adrián Juliá, responsable de Productos Cotizados Global de Société Générale.

Según publica Expansión, las cifras así lo reflejan. El producto de bolsa española que comercializa la entidad gala, el Lyxor ETF Ibex 35, registró entre junio y septiembre en España captaciones netas por importe de 25 millones de euros. En lo que respecta a productos cotizados registrados por la entidad en el mercado transalpino, el volumen alcanzó los 91 millones, lo cual lo situó como uno de los ETF en los que más captaciones registró la entidad en el trimestre. Otras firmas también lograron atraer nuevas inversiones en productos que invierten en el mercado español. El BBVA Acción Ibex 35, por ejemplo, tuvo aportaciones netas de 4,38 millones en el tercer trimestre.

Este repentino resurgir de la confianza de la comunidad inversora en las principales bolsas del sur de Europa también se ve reflejado en la evolución mostrada por sus respectivos mercados, con avances del 8,5% para la renta variable española y del 5,7% para la transalpina. Sin embargo, queda por ver si el regreso del inversor a los mercados de acciones de ambos países es una tendencia o responde a una cuestión coyuntural para aprovechar el ‘efecto Draghi’.

Herramienta táctica

En este sentido, cabe recordar que la mayoría de los inversores utiliza los ETF como una herramienta táctica. Al cotizar como una acción, estos productos les permiten posicionarse rápidamente en un determinado mercado y recoger así el comportamiento del índice replicado. Pese a ello, cada vez hay más inversores que recurren a este tipo de productos para adoptar una estrategia más centrada en el medio-largo plazo. Según Iván Pascual, director de iShares Iberia, “el 50% de los inversores se posiciona en un ETF durante más de un año, mientras que entre el 20% y el 25% mantiene su inversión durante más de dos”. El enfoque, por lo tanto, puede estar variando.

No obstante, en un mercado muy cambiante, la mayoría prefiere utilizar estos vehículos de manera táctica. En ocasiones, aplicar una estrategia de este tipo puede resultar muy interesante. La fuerte contracción experimentada por la prima de riesgo de España e Italia habría hecho rentable la inversión en índices que replican el mercado de deuda pública de estos países. En el caso español, por ejemplo, el posicionamiento táctico en el iShares Barclays Spain Treasury Bond ETF ha arrojado un resultado muy favorable a los intereses de los inversores, dado el reciente incremento experimentado por los precios de los bonos. Este es, además, uno de los productos en los que la plataforma de ETF de BlackRock más énfasis está poniendo.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído