“El dinero fácil ya se ha hecho, ahora hay que buscar razones para invertir en Europa”


Si quiere invertir en renta variable europea, tiene que saber dos cosas: la primera, que todavía hay potencial alcista de sobra. La segunda, que va a necesitar fuertes razones para invertir en el continente, porque ya se han agotado las ‘gangas’. Estas son algunas de las principales conclusiones que extrae Fiona English, gestora de carteras para clientes de Pioneer Investments. English está en constante contacto con los gestores de la firma, y de sus múltiples charlas y encuentros con ellos ha extraído una serie de recomendaciones clave de cara a 2014. 

En primer lugar, de ahora en adelante se deberá tener en cuenta el efecto de lo que la responsable de Pioneer denomina “compresión del riesgo”, fenómeno producido por la combinación de estos cuatro factores: fuertes balances empresariales, evolución desde el endeudamiento global hacia el crecimiento, valoraciones convincentes y el retoro de inversores internacionales. Este conjunto de variables ha traído consigo una consecuencia clara: “la prima se ha ido”. En vista de esta compresión, English considera que Europa ha alcanzado la segunda fase de la recuperación y, en ella, “hay que buscar razones para invertir”

“Los que invirtieron en Estados Unidos pensando que sería más seguro se están dando cuenta de que las valoraciones están cayendo y ya no tienen el apoyo de la Fed, mientras que Europa ahora es más atractiva”, continúa English, que apunta a que el punto de inflexión de los flujos de entrada en renta variable europea se produjo en junio de 2013. “Es el principio de la tendencia de retorno de los inversores a la renta variable europea”, declara la experta. 

Riesgos que afronta Europa

En este entorno no se pueden obviar los riesgos actuales que afronta el Viejo Continente. El primero, que se publique un crecimiento del PIB inferior al 1,3% en 2014 y esto decepcione al mercado. Esto podría producirse en parte por la escalada del euro, que “está suavizando los PMI” según nota English, algo por lo que justifica el recorte de los tipos que ha efectuado el BCE, hasta el mínimo histórico del 0,25%; por otra parte, aún no se ha producido el esperado repunte en el consumo previsto para este trimestre, por lo que es probable que los beneficios no suban tanto. El segundo peligro es la fragmentación del crédito, dado que la experta observa que va a seguir siendo más fácil el acceso al mercado para las compañías de los países del centro de Europa frente a las periféricas. 

El tercer riesgo viene de la parte de la liquidez, que sigue cayendo. De ahí que English muestre su convencimiento de que a finales del primer trimestre de 2014 el BCE anunciará la creación de vías alternativas para inyectar liquidez al mercado para sostener la financiación de las compañías. 

Cómo posicionarse

“El dinero fácil ya se ha hecho, ahora hay que buscar razones para invertir en Europa”, enfatiza la responsable de carteras de clientes, que da tres claves para poder entender la coyuntura del mercado. En primer lugar, recomienda fijarse en las compañías que hayan capitalizado el crecimiento, puesto que “la divergencia entre compañías va a ser mucho más acusado a partir de ahora”. La segunda clave, no olvidarse de que la posposición por parte de la Reserva Federal de la retirada de estímulos está generando un incremento de la volatilidad. Y la tercera, que muchas compañías están buscando “un catalizador para seguir subiendo”. English cree que dicho catalizador puede ser una sorpresa positiva del PIB o un incremento de los beneficios de las empresas. En cualquier caso, “algo tangible”. 

“Aunque 2014 dará retornos de doble dígito, primero se producirá una corrección a finales de año”, avisa la experta. Justifica parte de esas alzas en el retorno de los inversores internacionales, que a diferencia de en el pasado ahora no están construyendo posiciones tácticas, sino que están llegando para quedarse. También está la cuestión del potencial alcista: mientras que Wall Street ya cotiza un 30% por encima de su récord de beneficios, el mercado europeo se encuentra de media un 20% por debajo. English cree que se producirá una convergencia entre ambos en los próximos años. 

Dentro de este entorno, la clave para posicionarse estratégicamente ha de pasar necesariamente en opinión de esta experta por la búsqueda de gestores que sean capaces de generar alfa para maximizar la inversión. Además, llama a ser prudentes con la diversificación, que debe ser “apropiada para evitar una dilución de retornos”. Desde la gestora apuestan por carteras de alta convicción, concentradas (de entre 35 y 45 valores) en las que se incluyan valores que tengan características de valor y crecimiento. “Estar demasiado expuesto sólo al crecimiento o sólo al valor es un riesgo de no superar al mercado: preferimos valores blend para maximizar las ganancias”, afirma la experta, que añade que “cada vez hay más inversores fijándose en la renta variable, la idea es dar beneficios pero con menos volatilidad”. Las apuestas concretas de Pioneer para aprovechar este contexto son los fondos Pioneer Funds- European Equity Target Income  y el Pioneer Funds- Top European Players. 

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído