El dilema del crecimiento en los gestores de autor españoles


Cuando un profesional quiere comenzar a gestionar de manera independiente las opciones que tiene son limitadas y su garantía de éxito también. En una especie de pescadilla que se muerde la cola, quien gestiona no tiempo para realizar labor de comercialización y si no se realiza esta no se crece. Ergo, el camino es complicado para los proyectos de gestión independiente. Cuando esta gestión además, es de autor, es decir, que el gestor se implica al completo con su producto, siendo su imagen y único responsable, ese círculo vicioso es difícil de romper.

“Hay gente buenísima, con buenos productos y con gran consistencia, pero con patrimonios ridículos”, explica Marta Campello, socia de Abante Asesores y cogestora del fondo Smart-ISH de gestores de autor español. Considera que se está tomando el camino perverso de la extra-regulación de cosas que ya funcionan. “Así que si ya es difícil captar clientes cuando no eres un gran banco, con todas las trabas que hay se complica más aún. No tiene sentido todas estas trabas pues estos gestores solo tienen riesgo de gestión pues en productos como el fondo de inversión o la sicav la protección del inversor es máxima”.

“Es muy complicado arrancar un proyecto independiente. Nosotros tardamos 18 meses en constituirnos como agencia de valores”, explica Julio López, de Attitude Asesores. “La CNMV quiere minimizar riesgos y todas estas figuras le molestan porque implica más supervisión por su parte. Además, los costes son brutales para alguien que no está aportando riesgo al sistema pues no tenemos dinero depositado, sino que simplemente asesoramos o gestionamos”. Gestionan ocho sicav, con 102 millones, y el fondo Attitude Opportunites, con 30 millones.

Ábaco Capital se dio de alta como EAFI a mediados de 2008. “Comenzó como un proyecto para gestionar nuestro propio patrimonio y posteriormente lo hemos abierto a nuevos clientes”, explican. “Nos hubiera gustado darnos de alta como sociedad gestora de IIC, pero el modelo de EAFI era lo más fácil”. Asesoran cinco sicav y un fondo de inversión, todos ellos depositados en UBS Gestión, con un patrimonio total de 50 millones de euros.

Una de las trabas para la comercialización de las que se quejan los gestores es la falta de cuentas ómnibus para los productos españoles. “Es casi un milagro que haya gestión independiente”, dicen. Cuando este tipo de gestores se plantean dar el salto y lanzar producto en Luxembugo, las estructuras tienen unos costes elevados que sólo compensa con cierto volumen bajo gestión y ahí vuelve la pescadilla que se muerde la cola.

“Nuestra gestión es competitiva a nivel internacional pero el cliente extranjero nunca puede invertir en nuestros vehículos”, explica Alejandro Muñoz y Guillermo Nieto, consejeros de Ángulo Verde sicav. En los tres años que llevan gestionando este producto, no han hecho comercialización más allá de su círculo más cercano. “En el futuro nos gustaría poder hacer una comercialización más activa, pues la gente nos da una acogida buenísima porque busca cosas distintas, que el patrimonio del propio gestor esté invertido y que cuenten las cosas como son, de manera sencilla. El problema es de alcance, de darte a conocer. Los bancos tienen red y contra eso es imposible competir”.

Además, todos estos gestores suelen estar a medio camino entre ser empresarios y ser gestores. “Somos más gestores y vamos aprendiendo la parte de negocio a base de errores... poco a poco”, dice Pablo González, de la EAFI Ábaco Capital, que asesora la sicav Arenmberg AM.

Tanto Attitude Asesores como Abaco Capital y Ángulo Verde cuentan con algún producto en las carteras de los fondos de fondos de gestores españoles Smart-ISH, de Abante Asesores, y el Gesconsult Talento, asesorado por Inversis. Todos reconocen la importancia de iniciativas como esta para poder dar a conocer su labor.

“Con vehículos como los nuestros se da un primer paso para ayudar”, explica Daniel Aymerich, de Inversis Banco. “Nosotros lanzamos el Gesconsult Talento a petición de nuestra red y está teniendo una respuesta muy positiva. El camino que se ha de hacer es igual que el que se hizo hace diez años para dar a conocer las gestoras internacionales”.

Campello considera que el éxito de este tipo de gestores vendrá de manera natural “pues el cliente buscará otra manera de que le gestionen su dinero, otra vía de rentabilidades”.

El riesgo gestor

Estos productos son, per se, muy personalistas y, de desaparecer el gestor principal, suelen dejar de tener sentido. “Si se va el gestor se acaba el fondo, ese es el riesgo de estos vehículos”, explica Julio López.

“En todo caso, precisamente el formato IIC permite la liquidación ordenada del producto y que los inversores recuperen su dinero sin problema”, explica Alejandro Muñoz, de Ángulo Verde. Pablo González, de Ábaco Capital, considera que según se vaya madurando se puede crear una cultura de la casa de manera que se pueda mantener con el tiempo más allá de las personas puntuales.

En Smart-ISH han salido recientemente tres productos por este motivo. “Quieres saber quién está detrás de las decisiones, que no haya una responsabilidad diluida como ocurre en las grandes estructuras”, dice Campello. “Hay que asumir las responsabilidades y respaldarlas, el cliente busca cosas fáciles de explicar y con una cara detrás”. También el Gesconsult Talento ha cambiado recientemente su cartera tras la salida de Álvaro Sanmartín de Equilibria SIL.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído