El desapalancamiento seguirá siendo la clave del puzzle en 2010


Normal.dotm0013941931Funds People293275812.00false2118 pt18 pt00falsefalsefalse/* Style Definitions */table.MsoNormalTable{mso-style-name:"Tabla normal";mso-tstyle-rowband-size:0;mso-tstyle-colband-size:0;mso-style-noshow:yes;mso-style-parent:"";mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;mso-para-margin-top:0cm;mso-para-margin-right:0cm;mso-para-margin-bottom:10.0pt;mso-para-margin-left:0cm;mso-pagination:widow-orphan;font-size:12.0pt;font-family:"Times New Roman";mso-ascii-font-family:Cambria;mso-ascii-theme-font:minor-latin;mso-fareast-font-family:"Times New Roman";mso-fareast-theme-font:minor-fareast;mso-hansi-font-family:Cambria;mso-hansi-theme-font:minor-latin;}El año 2010 nos ofrecerá una recuperación gradual de las economías. Para John Greenwood, economista jefe de Invesco, el crecimiento en las economías occidentales será menor del experimentado en otras recuperaciones debido al alto endeudamiento de consumidores e instituciones financieras. Países como EEUU, Reino Unido, España e Irlanda sufrirán especialmente este escenario. Los consumidores tienen que aumentar sus niveles de ahorro, lo que provocará una fragilidad en el consumo, y los bancos deberán recapitalizarse, lo que llevará a una relativa escasez de liquidez en el sistema. La solución de ambos problemas es lenta y llevará todavía muchos meses, y probablemente años, según reconoce Greenwood en sus perspectivas macro de 2010.En EEUU, la economía crecerá de manera moderada entorno al 2,2% y, según Greenwood, no deberíamos esperar una recaída en la recesión. Habrá ralentización, pero no una nueva caída o una recuperación en W. Las altas tasas de inventarios disponibles y el desempleo favorecerán una baja inflación que se situará entorno al 1,6%. Esto permitirá unos tipos de interés bajos lo que le lleva a pronosticar un escenario favorable para la renta variable. En la zona euro y Reino Unido, la situación en general es similar con crecimientos del 1,2% y del 1,4% respectivamente, ya que los problemas existentes en EEUU y que limitan su crecimiento, están igualmente presentes en Europa y el Reino Unido.En los mercados emergentes el panorama es bien diferente. Greenwood sólo ve Europa del Este y los países bálticos con problemas de sobreendeudamiento. En su opinión, se han recuperado con fuerza en 2009 y deberían continuar creciendo a unas tasas sólidas en 2010.Por lo que respecta a las materias primas, aquellas con una demanda elevada por parte de los mercados emergentes y escasez de nueva oferta, como son petróleo, cobre, zinc, o maíz, Greenwood cree que deberían mantenerse sólidas. Por el contrario, aquellas menos dependientes de la demanda de los emergentes, como el gas, el aluminio o el níquel, podrían experimentar presiones a la baja. Por su parte el oro, que se ha visto beneficiado por los bajos tipos reales, un dólar débil, y la posibilidad de inflación, debería perder su atractivo a medida que la recuperación económica elimina su atractivo como cobertura ante una posible catástrofe, y la inflación demuestra no ser un riesgo real durante 2010 en los países desarrollados.