“El debate sobre austeridad frente a crecimiento está todavía sin resolver”


Aunque parece que estamos asistiendo a un pequeño periodo de impasse, “el debate sobre austeridad frente crecimiento está todavía sin resolver”. Así lo consideran en J.P.Morgan Asset Management, quienes recuerdan que, en Italia, el anterior gobierno de Monti se centró en la estabilización de la deuda y el ratio déficit/PIB cayó por debajo del 3%, lo que hizo que el país volviera a ganar credibilidad y el coste de la deuda gubernamental se redujo de forma significativa. Sin embargo, tal y como recuerda la gestora estadounidense en su último informe de Market Insights, el PIB italiano está todavía cayendo.

“El nuevo ejecutivo, liderado por Enrico Letta, aprobó medidas drásticas para abordar algunos de los problemas que están haciendo mella en la recuperación, incluidos recursos financieros para las pequeñas y medianas empresas, inversión en infraestructura, y planes de creación de empleo. También se han introducido algunas medidas de reducción del gasto para los hogares y más salvaguardias en el caso de insolvencia de créditos hipotecarios”. Para la gestora, estas positivas iniciativas apuntan a lo que parece una posible transición desde la austeridad a la expansión y deberían ayudar a sacar de la recesión a uno de los países europeos de mayor tamaño.

Lo que parece claro es que algunos debates, como el de los rescates, parecen haberse enfriado. En Allianz Global Investors tienen el profundo convencimiento de que los políticos europeos y los responsables del BCE harán ‘todo lo que sea necesario’ para salvar el euro. “Más allá de los riesgos políticos en el viejo continente, los mercados también podrían cuestionar la duración y la solidez de la recuperación económica”, aseguran. Sin embargo, por ahora, parece que el mercado europeo es el único lugar donde no parece notarse la crisis. Al menos, este año. De hecho, en la firma se muestran muy optimistas sobre la evolución del mercado. “La razón se fundamenta las perspectivas sobre el ciclo económico, el apoyo a la política monetaria y las valoraciones”.

En la gestora son conscientes de que los precios de los activos de riesgo han aumentado desde el verano de 2012 y, en términos generales, esperan que se mantenga la tendencia más reciente a favor de dichos activos. “Aunque prevemos que esta tendencia sufrirá reveses, recomendamos aprovechar la debilidad de los precios para crear posiciones en activos de riesgo”, indican en un artículo. Si bien las últimas correcciones han venido por la inquietud que ha generado en el mercado el anuncio de retirada de los estímulos por parte de la Fed, no conviene olvidar que Europa sigue sumida en una profunda crisis de deuda, déficit y crecimiento.

España, por ejemplo, tiene que lidiar con los tres problemas a la vez. “Dado que los costes de financiación del país son superiores a su tasa de crecimiento nominal, necesita acumular un superávit primario para poder estabilizar su ratio de deuda pública sobre el PIB. Pero, en la actualidad, España presenta un enorme déficit presupuestario (del 10,2% de media desde 2009) y, por tanto, tiene un enorme déficit primario”, señalan en M&G Investments. A esto habría que añadir la situación de su sistema financiero. El analista de banca española de la firma, Ed Felstead, considera que no es impensable que incluso algunos de los bancos que ya han sido recapitalizados por el estado necesiten serlo nuevamente, a pesar de haber transferido sus activos y préstamos inmobiliarios más tóxicos al Sareb.

Según explica la firma en su blog, las ratios de préstamos morosos de los bancos ya saneados siguen siendo elevadas y la generación de ingresos se mantiene baja debido a la reducción de los márgenes de beneficio. “Si se produjera un mayor deterioro de préstamos no-inmobiliarios, los bancos tendrán que hacer mayores provisiones, lo cual generará pérdidas, sin que haya forma de sustituir el capital perdido. Es probable que dicho deterioro se produzca dada la frágil situación de la economía española, junto con el hecho de que las ventas de activos por parte del Sareb ejercerán presión sobre los precios de los mismos, y la posibilidad de que se introduzca una nueva legislación en materia de ejecuciones hipotecarias y las deudas en mora más favorable para los prestatarios”.

Por ello, si no se consigue reactivar el crecimiento en España, en la firma creen que los gastos de financiación seguirán superando la tasa de crecimiento, continuarán existiendo grandes déficits presupuestarios y posiblemente veamos la necesidad de realizar nuevas recapitalizaciones bancarias. “El FMI ya no prevé una estabilización de los niveles de endeudamiento españoles, al contrario, cree que continuarán aumentando en un futuro próximo, y esto es con unas expectativas de crecimiento del PIB que pueden considerarse todavía algo optimistas. La deuda de los países de la Europa periférica, sobre todo la española, parece todavía vulnerable a sufrir a una venta masiva”.

En este sentido, Mondher Bettaieb, gestor de Vontobel, considera que “si Europa entra en una fase en la que España e Italia no pueden generar crecimiento, habrá una vuelta atrás en la crisis de deuda, en el que las agencias de calificación de riesgos rebajarían la nota de ambos países”. Esa es la principal razón por la que, según el experto, el BCE seguirá esforzándose por mantener contenidas las tires de los bonos. “Rentabilidades más elevadas de los bonos significan mayores dificultades de financiación y, por consiguiente, estrangular el crecimiento. El BCE lo sabe y Alemania también”, asegura. Por ese motivo, el mayor problema que atisba Bettaieb en Europa es el de la ausencia de crecimiento económico, aseguraba el experto en una entrevista.

Archivos adjuntos

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído