"El crédito sigue siendo nuestra clase de activo preferida"


"Actualmente, el crédito sigue siendo la clase de activo preferida, seguida de deuda de alta rentabilidad". Así lo asegura Olivier Ginguené, director de estrategia de Pictet AM, quien sin embargo considera que en deuda soberana conviene ser neutral. “El euro es sensible a la insostenible combinación de presiones deflacionarias en la periferia y sólido crecimiento en el norte. De hecho el riesgo soberano es todavía significativo en Portugal, aunque no una amenaza inmediata ya que tiene financiación relativamente segura hasta 2014 y un nivel de deuda alrededor de la mitad de Grecia”, afirma. 

 

Por otra parte, Ginguené cree que es difícil ver menores niveles de deuda de Portugal y España mientras el crecimiento nominal siga por debajo de la rentabilidad nominal de sus bonos, pero el apoyo para el sector financiero del BCE reduce significativamente el riesgo de pánico. “Mientras, las mejoras de las perspectivas de recuperación global socavan el atractivo de los treasuries, donde la rentabilidad de los vencimientos a diez años ha llegado a aumentar, si bien no representa un punto de inflexión cíclico sino más bien menores posibilidades de flexibilización cuantitativa de la Reserva Federal”, señala. 

 

Ginguené entiende que en Europa las valoraciones de las acciones están muy deprimidas y ofrecen buena relación calidad-precio, de manera que conviene sobreponderar. “La economía de la Eurozona se contrajo el último trimestre de 2011, con importantes variaciones entre países, pero los indicadores adelantados sugieren que la región está cerca de la parte baja del ciclo”. Además, el experto indica que la inflación anual está en el 1,5%, excluyendo alimentos y energía y el BCE continuará con su política de relajación monetaria.   

 

En cambio, Ginguené apuesta por infraponderar ligeramente acciones estadounidenses.  “El S&P 500 ya ha subido alrededor del 27% desde octubre con bajo volumen –en el mercado NYSE la mitad del promedio de cinco años-, sugiriendo que muchos inversores se han perdido el rally”. Y es que, ha habido modestas entradas en fondos de renta variable las últimas semanas, pero desde enero de 2008 las salidas netas en EEUU todavía suman 336.000 millones de dólares, revela el gestor.  

 

En su opinión, una combinación de dividendos crecientes y bajos tipo de interés puede tentar a los inversores. “Existe mucho flujo de caja y los ratios de pago de dividendo están en el 29%, por debajo del histórico 40%”.  

 

Por otro lado, en acciones emergentes conviene sobreponderar ligeramente China después de que el país anunciase un objetivo de crecimiento del 7,5%, lo que a juicio del experto sugiere que la construcción puede recuperarse a pesar de la debilidad de la vivienda. “En conjunto, las acciones emergentes se han visto afectadas por previsiones a la baja de beneficios pero la demanda está aumentando con el repunte de la actividad en EEUU y las estimaciones de beneficios pueden aumentar”.  

 

Ginguené destaca respecto al mercado de renta variable chino que sus compañías cotizan con un PER de 10 veces y con excesivo descuento respecto al resto de bolsas desarrolladas. “Asimismo, los sectores industriales emergentes, como el acero, están cotizando con un descuento histórico del 35% con respecto al coste de remplazo de su capacidad productiva”, asegura el director de estrategia de Pictet AM. 

 

Respecto al mercado de deuda emergente, la gestora suiza se mantiene neutral. “Estas divisas han mostrado debilidad contra el dólar, lo que ha erosionado una rentabilidad que también se ha visto afectada por factores locales, como la ampliación del déficit de cuenta corriente de Turquía y las preocupaciones de que Brasil pueda tratar de debilitar su moneda para apoyar el crecimiento”, señala. En términos globales, Ginguené reconoce sobreponderar los sectores de energía y tecnologías de las información, así como el de petróleo.

Lo más leído