El COVID-19 consolida al sector tecnológico como megatendencia del futuro


Si hay algún ganador de la crisis sanitaria y económica generada por el COVID-19 ese es el sector tecnológico. Lo ha hecho muy bien en bolsa tras la debacle generalizada que vivieron todos los mercados financieros del mundo entre finales de febrero y mediados de marzo, y se espera que lo siga haciendo en el futuro. Es cierto que las valoraciones están altas, pero no dan miedo; no, en general.

En un desayuno organizado por FundsPeople y patrocinado por DNB AM, Víctor Santiago, director de Renta Variable de Bankia Fondos, explica que pese a esas elevadas valoraciones la situación no es la misma que la del año 2000: “No creo que haya una crisis de grandes expectativas como entonces sino que ahora el panorama está más tranquilo y asentado. Eso no quiere decir que en algún momento y en algún sector puntual se produzca un exceso de valoración. La tecnología estará cada vez más presente en nuestras vidas”.

Mikko Ripatti, responsable de DNB AM para España y Portugal, no tiene ninguna duda de que el sector tecnológico es uno de los ganadores de esta crisis. “Las empresas grandes tecnológicas tienen balances fuertes y una solvente posición financiera”, y apunta que “con toda la tecnología del mundo no pudimos evitar esta crisis. Pero por otro lado, la solución para salir de ella es la tecnología. Es la respuesta cuando no se puede acudir a la oficina, al restaurante, al cine…”.

“Si algo ha hecho el parón del COVID-19 es acelerar tendencias que ya estábamos viendo”, afirma en la misma línea Jaime de León Calleja, gestor de Renta Variable de Mutuactivos, quien explica que “antes de la pandemia ya se hablaba de los data center, de la ciberseguridad, del 5G, del eCommerce. Pero el COVID-19 nos ha obligado a permanecer en casa, y nos hemos dado cuenta de lo importante que es la tecnología”. Destaca, por ejemplo, el caso de las compañías de equipos de telecomunicaciones: “Llevaban derruidas bastante tiempo, y ahora la gente se ha dado cuenta de porqué las operadoras se gastan tanto dinero en red para que estemos todos conectados”. Asegura que estas grandes empresas han aguantado bien en los momentos de caídas bruscas del mercado, pero también lo hacen bien cuando el mercado cogen la tendencia hacia arriba: “Son ganadores seculares de un nivel impresionante. Nunca habíamos visto compañías ni parecidas a las cinco grandes tecnológicas (Microsoft, Google, Facebook, Amazon y Apple) ni al resto del sector. Cuanto más duré el parón más complicado será la recuperación, pero la tecnología es un ganador estructural de todo lo que está ocurriendo”.

Xavi Brun, gestor de Renta Variable Europea de Trea AM, aporta otros argumentos a favor de estas empresas. Destaca, por ejemplo, el hecho de que la situación generada por el COVID-19 podría llevar, si la demanda privada no acaba de tirar de la economía, a que sean los Estados los que apoyen a este sector: “Si miramos a China, vemos como ya el Gobierno habla de ‘gastar bien’, lo que significa invertir en tecnología, en 5G, en un sector que permita dar dos pasos hacia delante”. Y si hacemos el paralelismo con la crisis de 2008, subraya que “los balances de las compañías son hoy muy distintos a los de antes. Ya hemos visto los ganadores. Al final es invertir en compañías seudomonopolio, pero no lo son porque les hayan dejado lograr esa posición sino porque ahora mismo competir con ellas es prácticamente imposible”.

¿Fondos genéricos o temáticos?

Muchos argumentos para apostar por estas compañías. Pero, ¿cómo hacerlo? Todos los participantes en el debate consideran que la mejor forma es a través de un fondo genérico. “Todo cambia a gran velocidad, las tendencias son muy rápidas y los inversores también, ya que el mercado es muy eficiente y lo juegan con mucha agilidad. Por tanto, optar específicamente por un producto, por ejemplo, especializado en robótica, aunque es un tema que me gusta y que no ha hecho más que empezar a despuntar, quizá sea arriesgado”, afirma Jaime de León Calleja (Mutuactivos). No obstante, también comenta que “para situaciones puntuales, cuando se ve clara una tendencia, puede ser una opción un fondo temático. Pero mi impresión es que es mejor uno general y confiar en que los expertos coloquen el dinero en las tendencias que están funcionando”  

Víctor Santiago (Bankia Fondos) está de acuerdo. Considera que la mejor opción es un fondo generalista e ir moviéndose según la tendencia. También comenta que es muy importante tener en cuenta que hay compañías, como por ejemplo Volkswagen, a la que no consideraríamos tecnológica “pero la inversión que está haciendo en tecnología, sobre todo para el coche eléctrico, es enorme. Por tanto, a lo mejor interesa en un momento dado apostar por Wolkswagen por su coche eléctrico, pero no es una empresa propiamente tecnológica, por lo que si se restringe el fondo mucho a un índice tecnológico y a unas determinadas empresas no se podría invertir en ella”.

De la misma opinión es Mikko Ripatti (DNB AM): “Un universo de inversión demasiado estrecho no es lo ideal; las posibilidades de diversificación son limitadas. Además, hay subsectores en los que todo cambia con mucha rapidez, como por ejemplo el de robótica, y en el que probablemente el universo de inversión sea un poco pequeño y no haya posibilidad de compras interesantes porque probablemente esté todo caro. Para nosotros un fondo general es lo ideal”.

Xavi Brun (Trea AM) hace una matización. “Todo depende del tiempo que tenga la persona. Si tiene poco, elegiría uno genérico. Tener más tiempo implica tener más conocimiento y con más conocimiento se puede optar por fondos específicos. En cualquier caso, siempre recomiendo utilizar fondos de inversión porque entrar compañía por compañía es un trabajo muy arduo”. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas