Tags: Renta Fija | EE.UU |

El coste de cubrir activos denominados en dólares: habla Richard Woolnough


En un entorno en el que las oportunidades de inversión no abundan, existen problemas añadidos a la hora de capturar las que se presentan. Esto está ocurriendo por ejemplo en el mercado de renta fija americano, donde la rentabilidad que ofrece el bono del Tesoro de Estados Unidos ya está por encima del 3%, un nivel muy atractivo sobre todo si se compara con las tires que se pueden encontrar en Europa. El problema es que el coste que supone cubrir los activos denominados en dólares es caro para los inversores europeos. A lo largo de los últimos cuatro años no ha dejado de subir y actualmente se mueve en torno al 3%.

El catalizador principal de este coste es el diferencial de tipos a corto plazo entre Estados Unidos y la Eurozona. Lejos de ir a menos, con una Reserva Federal que en su hoja de ruta contempla claramente subidas adicionales y un BCE que va muy retrasado en cuanto a la subida de tipos (por la distinta situación que vive la economía europea), se estima que este coste pueda seguir aumentando. Le hemos preguntado por este tema a Richard Woolnough, gestor del M&G Optimal Income, uno de los fondos de renta fija flexible más populares tanto en España como en Europa, quien ha querido explicar a Funds People cómo están lidiando con esta situación en M&G Investments.

“El coste de cobertura es caro. Hay dos patas. La que más se comenta es el de los tipos de interés a corto plazo. Es un coste real, pero si tu intención es la de mantener el activo en cartera durante mucho tiempo y vas a hacer rolling de la cobertura cada tres meses, la fórmula matemática está programada dentro del análisis de mercado, como en Bloomberg. Es lo que te muestra el coste real de la cobertura. Y no es tan caro como una cobertura a corto plazo. Esto es porque el coste de la cobertura cambia con el tiempo”, afirma.

Según Woolnough, dado que en Europa la previsión es que los tipos de interés suban y que en Estados Unidos se estabilicen, el coste de cobertura hoy no es el mismo que el de mañana o dentro de 5 o 10 años. “Por eso nosotros miramos el forward, para hacernos una idea del coste real. Hay que ligar la cobertura al tiempo de vida del activo en cartera. Es un poco como cuando tienes una hipoteca fija o una variable. Ambos son costes de cobertura reales, pero dan respuestas distintas”, señala el reputado gestor, que ha ofrecido una entrevista con Funds People que verá la luz en el número de la revista de diciembre.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído