El consumo regresa a los países desarrollados: oportunidades de inversión


Una de las principales –y ansiadas- consecuencias de la recuperación de las economías desarrolladas será el incremento del gasto del consumidor. En lugares como Europa el esperado repunte aún no se ha producido, mientras que en Estados Unidos el principal reflejo es la compra de viviendas, informa Expansión. "El consumo es una fuerza poderosa tanto en las economías desarrolladas como en las emergentes, que ha demostrado ser una estrategia de inversión muy acertada durante la pasada década. Esto seguirá siendo así en el largo plazo pues el crecimiento del sector está fuertemente respaldado por factores estructurales”, asegura Nicola Stafford, gestora del FF Global Consumer Industries Fund. Aunque este fondo de Fidelity Worldwide Investment invierte en la tendencia del consumo con un enfoque global, el 44,4% de las compañías que tiene en cartera son de nacionalidad estadounidense. Sin embargo, algunos de los nombres presentes en las principales posiciones de este producto son compañías europeas como Nestlé, Diageo, LVMH, Volkswagen o BAT. 

Por su parte, el gestor del fondo Robeco Global Consumer Trends, Jack Neele, identifica dentro de su estrategia para rentabilizar sobre el aumento del gasto en consumo en la próxima década tres preferencias: consumo digital, consumo emergente y la preferencia del consumidor por las grandes marcas. Gracias a esta estrategia, Neele ha sido reconocido recientemente por Citywire como uno de los diez mejores gestores del mundo de los últimos cinco años.

La preferencia por el consumo online es una constante. Marcos Motta, responsable de análisis del sector consumo para Pioneer Investments, explica que “hay una clara tendencia en el minorista, que es la penetración creciente de las compras online, que se efectúan cada vez más a través de dispositivos móviles”. Dos de las compañías a las que se ha expuesto el experto con éxito han sido Yoox y ASOS, que doblaron su valor en un año, convirtiéndose en principales contribuidoras del Pioneer Funds-European Research

“Los cíclicos no lo han hecho bien en 2013, pero en 2014 algunos pueden aprovechar el crecimiento económico y, además, están baratos, como la tecnología, que no se vería afectado por una subida de la rentabilidad de los bonos pues goza de bajo apalancamiento y sus consumidores no requieren de crédito, a diferencia de vehículos o inmobiliario” observa Luca Paolini, director de estrategia de Pictet AM. “Otros sectores pueden comportarse bien, incluyendo consumo discrecional, pero no están barato” añade Paolini, que explica que dentro de las tácticas de su gestora se ha pasado el sector de consumo básico a ligera infraponderación, “pues el momento de beneficios está debilitándose con presión en márgenes y valoraciones”. 

Otro de los fondos que sobrepondera la exposición al consumo digital, vía compañías online, es el ING (L) Invest Consumer Goods –centrado en consumo discrecional con una estrategia barbell-, que también sobrepondera el sector del lujo, mientras que infrapondera compañías automovilísticas. “La historia muestra que después de la percepción de un cambio en política monetaria, la volatilidad se incrementa y las acciones inicialmente muestran un comportamiento débil. Esto es sólo temporal y puede ser explicado por la demora entre dos eventos. El impacto negativo de una política monetaria más dura es percibido inmediatamente, mientras que el impacto positivo sobre el crecimiento de beneficios sólo viene con un retraso de varios meses”, añaden los expertos de ING IM, que esgrimen como un argumento adicional para sentirse cómodos con la senda que están tomando las economías desarrolladas “el hecho de que la Fed ha dicho repetidamente que su política monetaria dependerá de la evolución del mercado laboral”.

Por las mismas razones cíclicas, desde ING IM también ven un desplazamiento entre sectores: “Los inversores empiezan a comprar sectores más sensibles al ciclo y financieros en detrimento de sectores defensivos. Creemos que volverá a ser el caso esta vez”, afirman. Desde comienzos de año detectan interés por acciones con un comportamiento similar a los bonos, con dividendos “decentes y estables” y con margen para incrementar su retribución en el futuro, características típicas tanto de compañías de consumo básico como de las del sector salud. Teniendo en cuenta que estiman que el repunte continuo de las rentabilidades de la deuda guiará a cada vez más inversores a la renta variable, creen que los sectores que cuentan con mejores fundamentales son consumo discrecional, tecnología e industriales. Asimismo, consideran que están bien posicionadas “compañías con alto beneficio operativo y bajos compromisos financieros”.

El sector del lujo también tiene un hueco. Anne Leborgne, gestora del fondo Amundi Funds Equity Luxury and Lifestyle de Amundi, afirma que este sector “es cíclico, con un historial de crecimiento dos veces más rápido que el PIB mundial”. Expresa esta tendencia a través de inversiones en compañías con altos niveles de innovación, calidad e imagen de marca, como fabricantes de coches de alta gama, bebidas alcohólicas o cadenas hoteleras.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído