El consumidor alemán, motor de crecimiento en la Eurozona


Inaugurado el primer mes de 2012, creemos que este principio de año va a estar marcado por las mismas inquietudes que el último trimestre de 2011, como ya han previsto mayoría de los analistas. Las refinanciaciones menos relevantes que van a tener lugar deberían ser posibles en gracias a los planes de apoyo que han sido puestos en marcha como el ESFS y el mecanismo de apoyo europeo. En segundo lugar la bajada de cotización del valor de las obligaciones griegas ha afectado mucho a la economía. Y luego globalmente otra cuestión clave es el ritmo del crecimiento, ya que se va a dar una ligera desaceleración y no creemos que haya finalmente un double dip.

En Europa, con referencia sobre todo al problema financiero, los planes de estabilización están actuando en este momento de manera muy agresiva en España, Portugal e Italia, donde evidentemente no se puede imaginar un crecimiento positivo a corto plazo. Hay una mejora en los balances por cuenta corriente como ya se ha constatado en los países con economías más frágiles. En países donde hay un aumento del desempleo, los déficits por cuenta corriente son bastante espectaculares como es el caso de Portugal o España, pero en otros países afectados como Italia o Grecia se esta dando una mejora en el comercio exterior. La cuestión esencial en el continente europeo es el ritmo de crecimiento de la economía alemana, que finalizó el 2011 con un crecimiento del 3.5 % y tiene una previsión de crecimiento de un 3% en 2012. El factor clave que hay que tener en cuenta en Europa es que el consumidor alemán, que va a beneficiarse de un aumento satisfactorio de los salarios, podrá consumir un poco más aunque sin llegar a los extremos del consumidor americano, y podrá seguir una corriente de consumo de forma que Alemania tire del resto de la Eurozona, en un contexto en que evidentemente la contribución del comercio exterior será sin duda menos dinámica en general, dado que al mismo tiempo los otros países de la eurozona se están desacelerando.

En este panorama donde evidentemente la previsión de crecimiento es un motivo para ser positivos, los analistas piensan que el primer semestre no va a ser necesariamente excelente, pero el segundo semestre será mejor. Sin embargo no podemos ignorar la capacidad de anticipación de los mercados como ya vimos en 2009, y creemos que se puede dar un escenario muy similar en 2012. La mejora se confirma, pero será más visible en la segunda mitad del año, y habrá que esperar a ver la evolución de las medidas de refinanciación y ajustes que serán implementadas las próximas semanas y ver si los estados pueden conseguir refinanciarse en la situación actual.

 

Noticias relacionadas

Lo más leído