El comprador de Banco Gallego deberá pagar en torno a 200 millones de euros


El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ha puesto ya en marcha la subasta de Banco Gallego, con el objetivo de que a finales de abril tenga un nuevo dueño. El calendario establecido, después de que el pasado lunes Mediobanca distribuyera el cuaderno de venta, determina que las entidades interesadas podrán presentar una oferta no vinculante hasta el próximo día 3 de marzo. Las que pasen ese corte podrán realizar una due dilligence y tendrán hasta el día 5 de abril para anunciar sus ofertas vinculantes

Con las cifras que se manejan de partida, la entidad que quiera hacerse con Banco Gallego, deberá pagar un mínimo de 200 millones de euros para salir vencedor en la puja, aseguran a Funds People fuentes conocedoras de la operación. No obstante, dada la composición del capital y la deuda de la entidad, podrá hacer todo o prácticamente todo el desembolso en forma de acciones, con lo que será más asumible.

En la actualidad, está en curso una ampliación acordeón de 170 millones de euros, de los que el FROB, como propietario de Novagalicia (el mayor accionista del Banco Gallego), aportará 80 millones. La cuantía restante deberían desembolsarla los actuales accionistas (entre los que se encuentran Inditex, BNP o Epifanio del Campo), pero es prácticamente seguro que ninguno de ellos participe en la operación, con lo que el valor de su participación pasará a ser cero.

Tras la aportación del FROB, la entidad seguirá sufriendo un déficit de recursos propios de 30 millones. Dado su tamaño, (3.120 millones en créditos y 3.050 millones en depósitos, según los últimos datos de la AEB) necesita unos recursos de unos 170 millones, con lo que el comprador deberá aportar unos 200 millones. Lo previsible es que no se haga desembolso, sino que se haga un canje de las participaciones preferentes y de la deuda subordinada (cuenta con unos 200 millones) por acciones del banco comprador.

Dado que a la deuda subordinada se le aplicará previsiblemente un descuento en su valoración, también tendría que hacerse alguna operación adicional, como la ejecución de plusvalías de alguna participación o la recompra de activos a inversores institucionales, explica uno de los posibles pujantes. 

Pujantes

Actualmente, estudian las cuentas de la entidad Banco Sabadell, Banco Espírito Santo y la entidad venezolana Banesco (propietaria de Banco Etcheverría), entre otras. En el sector sitúan al primero de ellos entre los favoritos, dada su experiencia en realizar compras en España y a la facilidad de realizar el canje de los títulos por sus acciones. 

El principal interés que genera Banco Gallego es su red en Galicia, de 123 sucursales, a través de las cuales los pujantes esperan hacerse con buena parte del negocio de Novagalicia, que está obligado a reducir su número de oficinas. Además, la entidad cuenta con sus servicios centrales en Madrid y con medio centenar de oficinas por prácticamente toda la geografía española, aunque el futuro de estas oficinas dependerá sobre todo de quién sea el comprador y cuál sea su red en España.

Otro de los alicientes de la adquisición de esta entidad es que está muy centrada en clientes de patrimonios medios y altos, y principalmente en la región de Galicia, una de las más ahorradoras de España. 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído