El Bundesbank rebaja las expectativas ante la reunión del BCE


Las palabras de Mario Draghi la semana pasada crearon grandes expectativas sobre las soluciones que adoptará el Banco Central Europeo en su reunión. Sin embargo, según se va acercando el encuentro, los líderes alemanes ponen cada vez más trabas a las medidas que pueda adoptar la institución europea. Los últimos han sido hoy el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, y el ministro alemán de Economía, Philipp Rösler. Tras estos jarros de agua fría, la bolsa española ha bajado un 0,27%, hasta 6.720 puntos, y la prima de riesgo se ha moderado hasta 536 puntos básicos.

La gran esperanza de países como España o Italia es que el BCE anuncie que va a realizar grandes compras de bonos en el mercado secundario de deuda, y que se dé vía libre a la entrega de una ficha bancaria al MEDE, el nuevo fondo de rescate europeo, que así podría comprar deuda de estos países directamente en las subastas. De esta forma, se pretendería lograr que se reduzcan los precios a los que tienen que financiarse los estados y, en definitiva, que acaben sus problemas de financiación.

España probará mañana de nuevo su capacidad antes de la reunión del BCE. El Tesoro intentará colocar bonos a dos, cuatro y diez años por un importe de hasta 3.000 millones de euros. Lo hará con una prima de riesgo mucho más relajada que en su última colocación (en torno a cien puntos básicos por debajo) y con el bono en el mercado secundario al 6,73%, una cifra también inferior pero todavía muy elevada.

En contra de sus pretensiones han jugado hoy las declaraciones de Wiedmann y Rösler, que han provocado que se frenara la tendencia descendente que había registrado en la primera parte de la sesión. Wiedmann, uno de los partícipes de la reunión del BCE, ha asegurado que existen demasiadas expectativas respectivas sobre lo que se puede decidir ya que se "sobreestima" las posibilidades de este organismo para luchar contra la crisis.

Por su parte, Rösler se ha mostrado contrario a la entrega de ficha bancaria al MEDE y ha argumentado: "No queremos seguir el camino hacia una unión de inflación [...] sino a una unión de estabilidad", informa Reuters.

 

Noticias relacionadas

Lo más leído