El barómetro bursátil europeo de BlackRock está en positivo, aunque con cautela macro


El mercado alcista impulsado por los beneficios ha terminado y las compañías europeas, que continúan teniendo valoraciones muy atractivas, intentarán mantener sus márgenes en este entorno de mercado volátil. Es la opinión de Nigel Bolton, director del equipo de renta variable europea diversificada de BlackRock, que ha elaborado el llamado “barómetro de mercado de renta variable europea”, que muestra la visión actual del equipo sobre el activo a través de cuatro grandes factores que impulsan las rentabilidades: los resultados corporativos, las valoraciones, el posicionamiento de los inversores y los factores macroeconómicos.

 

El más positivo es el tercero, pues aunque los asignadores de activos aumentaron sus posiciones en renta variable europea desde julio, ha habido salidas sustanciales en las últimas semanas, en las que las caídas de los mercados han llevado a los inversores a refugiarse en activos seguros. Eso sí, desde BlackRock reconocen que, hasta no ver un progreso en la crisis de la eurozona –“que desafortunadamente dependerá en parte de la voluntad política”-, será difícil ver grandes flujos de entrada. También las valoraciones y los resultados corporativos están en terreno positivo, aunque este último, en un entorno de menor crecimiento.

 

El factor más negativo es el macroeconómico, pues es donde hay más incertidumbre y ha sido el catalizador de los mercados durante gran parte del año. “Afrontamos una desaceleración en el mundo desarrollado y la cuestión es si los mercados emergentes podrán desacoplarse como hicieron en 2009”,  dice Bolton, teniendo en cuenta que también en China y otros países en desarrollo el crecimiento será menor. Aunque el factor clave es la crisis de deuda pública, para BlackRock “hay una desesperada necesidad de estímulos a corto plazo”, sin los que el peligro de una trampa de deuda es mayor, así como la posibilidad de una recesión global. De ahí las preocupaciones sobre la capacidad de los políticos de entender la situación.

 

En su visión general, reconocen que la desaceleración económica y la complicación de la crisis en Europa y EEUU ha sido peor de lo esperado y que por ello han revisado sus expectativas. Con todo, consideran que los balances de las compañías siguen siendo fuertes  y encuentran firmas de calidad y defensivas a precios muy baratos. “Las acciones europeas han sido muy castigadas en las últimas semanas y aunque somos conscientes de los riesgos de la región, también lo somos de las oportunidades de compra para inversores preparados para soportar volatilidad de corto plazo”, dicen en su informe.

 

Descargar el archivo completo en el siguiente link. 

 

Profesionales
Empresas

Lo más leído