“El atractivo del mercado de renta fija emergente se mantiene intacto en 2012”


Las favorables perspectivas del mercado de deuda emergente se mantienen intactas a pesar del incremento de la aversión al riesgo registrada en el último trimestre de 2011. Según se recoge en un informe elaborado por Pierre-Yves Bareau, gestor de renta fija de mercados emergentes de J.P. Morgan Asset Management, las expectativas para esta clase de activos en 2012 son muy positivas debido al fuerte crecimiento que están registrando las economías emergentes y los sólidos balances que muestran, elementos que, a su juicio, dotan a estos países de una mayor capacidad para cumplir con sus obligaciones que los desarrollados. 

 

Los vientos en contra que soplaron para estos mercados el año pasado después de que sus bancos centrales se vieran forzados a subir los tipos de interés para contener la inflación han dejado los precios de los activos a niveles muy atractivos. En este sentido, Bareau considera que las valoraciones actuales auguran un buen año para el mercado de renta fija emergente, tanto en lo que respecta al de deuda pública, local como corporativa. En su opinión, es muy probable que esta circunstancia “sirva de reclamo a todos aquellos inversores que buscan diversificar sus carteras en productos sólidos”. 

 

Esto no significa, sin embargo, que 2012 vaya a ser un año plácido en este mercado. “Es muy previsible que la volatilidad continúe como consecuencia de la austeridad fiscal, las políticas de estímulo monetario y el proceso de desapalancamiento en el que están inmersas las economías europeas”, asegura el gestor de renta fija de J.P. Morgan AM. Por este motivo, Bareau reconoce que, por ahora, prefiere empezar el año manteniendo una estrategia defensiva que se irá tornando más cíclica a medida que la crisis del euro haya tocado techo y de que se tenga la certeza de que el aterrizaje de la economía china será suave. 

 

Puede leer el informe completo de J.P. Morgan AM pinchando en el siguiente link.