El atractivo de la renta variable nórdica


Tommi Saukkoriipi, gestor del Nordea 1 – Nordic Equity Fund Desde principios de año hasta finales de octubre, el índice MSCI de los países nórdicos superó la rentabilidad del índice MSCI Europe en casi un 14% (36,96% contra un 23,14%, respectivamente). Estas rentabilidades son normales en fases de recuperación del mercado.

Este fenómeno es consecuencia en parte de que los mercados nórdicos están sobreponderados en un 24% en relación con los mercados europeos en su exposición a sectores cíclicos (consumos discrecional, energía, industria, tecnología y sectores de materias primas). Los sectores cíclicos reaccionan mejor durante las épocas de recuperación, por lo que los mercados nórdicos normalmente obtienen mejores rentabilidades en ésta fase del mercado. Por tanto, en un escenario de estabilidad económica mundial, los países nórdicos tienen unas perspectivas más atractivas que otros países de la unión.

Las economías nórdicas destacan por su flexibilidad y por estar fuertemente orientadas hacia las exportaciones, incluyendo las destinadas hacia las áreas de mayor crecimiento del mundo, como Asia. Las compañías nórdicas están muy enfocadas en la innovación y tienen unos bajos niveles de endeudamiento en comparación con las demás empresas europeas, lo que les permite adaptarse más fácilmente a las nuevas condiciones de los mercados.

Además, muchas empresas de la región actualmente cuentan con unos balances sólidos, grandes reservas de liquidez y ofrecen una atractiva rentabilidad por dividendo. Este es el tipo de compañías que normalmente se busca después de tiempos turbulentos.

En conclusión, hay muchas posibilidades de que la renta variable nórdica siga ofreciendo una mayor rentabilidad que la europea. Y por eso consideramos que debería considerarse como un buen complemento dentro de una cartera de renta variable europea o global.

Empresas

Lo más leído