“El apetito por el riesgo señalará el rumbo de la renta fija emergente a corto plazo”


“La evolución del apetito de riesgo a nivel global será el factor que marcará la evolución del mercado de renta fija emergente a corto plazo”. Así lo estima Cathy Elmore, gestora de carteras de deuda emergente en Standish, boutique de BNY Mellon, al considerar que “a pesar de seguir manteniendo una visión positiva respecto a los mercados emergentes debido al mayor crecimiento que experimentan sus economías, el escenario global es un factor que ejerce una influencia decisiva en el comportamiento del mercado de renta fija emergente”, asegura la experta.

“Mientras que la deuda emitida en dólares es más vulnerable a un incremento sustancial de las rentabilidades de los bonos del Tesoro de Estados Unidos, la denominada en moneda local se mueve en función de las perspectivas económicas de cada país, lo que les hace más volátiles debido a la mayor amplitud de rango al que fluctúan esta clase de divisas”, señala. A su juicio, la deuda emitida en deuda local resulta más atractiva por el mayor recorrido que ofrece gracias al potencial de apreciación de las divisas de estos países, si bien las oportunidades se presentan indistintamente en ambas categorías.

Sólo en renta fija emergente, Standish cuenta actualmente con más de 12.000 millones de dólares en activos bajo gestión. Entre los productos de los que dispone la gestora están el BNY Mellon Emerging Markets Debt Local Currency y el BNY Mellon Emerging Markets Debt Fund. Mientras que el primero disfruta de la calificación Oro de S&P Capital IQ, el segundo ha sido elegido como el mejor fondo del año en la categoría de mercados emergentes por Investment Europe, publicación que le ha concedido este premio “al haber logrado batir de forma habitual a su índice de referencia y con una menor volatilidad que muchos de sus competidores”.

En el proceso de selección de activos, la gestora del fondo evalúa múltiples variables -incluido el riesgo político-, con el objetivo de tratar de identificar cambios en los fundamentales de los distintos países, antes de que sea descontado por el mercado, así como aquellos cuyos niveles de valoración estén respaldados por mejoras estructurales a largo plazo. Según las estimacions de Standish, la deuda denominada en moneda local representa actualmente unas dos terceras partes del universo de deuda de los mercados emergentes. La calificación media del segmento es de BBB+, de acuerdo con las calificaciones emitidas por S&P.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído