El año que viene será favorable para las bolsas, según Groupama AM


Para Groupama Asset Management, existen tres claves a partir de las cuales se explicará el comportamiento de los mercados el año próximo: en primer lugar, los bancos centrales “sobrepasaron las reglas y se pasaron de la raya en 2010, lo que significa que no hay límite en la continuación de medidas no convencionales, tanto por parte de EEUU que podría iniciar la tercera ronda de relajación monetaria, como en la eurozona”, según explica Philippe-Herni Burlisson, director de gestión tradicional de Groupama AM. El segundo factor será la no destrucción europa, si bien la “construcción se hará de forma dolorosa y bajo fuertes limitaciones políticas”. Y, por último, la relativa buena salud de las empresas fomenta el atractivo de la renta variable y, en menor medida, el crédito, pues “en 2010 los inversores no han reconocido esta buena forma empresarial y cuentan con liquidez para apoyar los mercados bursátiles en 2011”, añade Burlisson.

Con respecto a la primera clave, la gestora no ve cambios en la política monetaria actual y cree que los tipos de referencia se mantendrán estables, pues la normalización tardará en producirse debido a que la liquidez sigue siendo dependiente de los bancos centrales. Por ello, además de una probable tercera ronda de relajación cuantitativa por parte de la Fed que persigue tanto un debilitamiento del dólar como el aumento del consumo, Burlisson señala que en Europa también se se está implementando poco a poco, con crecientes programas de compras de bonos de países periféricos como Grecia, Portugal e Irlanda. “Los mercados están antipando un escenario de alta liquidez, medidas no convencionales y bajos tipos de interés”, comenta. Además, desde el punto de vista macro, cree que aunque Alemania sostendrá el crecimiento europeo con el 2% en 2011, los periféricos estarán cerca de la recesión pues los planes de autoridad presupuestaria restarán un punto de crecimiento.

De hecho, la gestora vaticina fuertes momentos de estrés en la deuda de las economías periféricas a principios del próximo año, pues “el dinero está en boca de todos pero se pone sobre la mesa de forma lenta, así que hasta que no entre en el mercado el estrés no se reducirá”. Para Groupama AM, la rapidez de implementación es necesaria en la medida que los mercados se enfocan en los vencimientos de la deuda española en 2011 y los 850.000 millones de euros de emisiones. “España es más importante que Grecia, Portugal o Irlanda y ello presionará a los políticos a comenzar los programas”, añade Burlisson.

Con todo, y hasta que la situación no se despeje, su asignación en la zona euro es cautelaosa en la medida que depende de complicadas decisiones políticas, por lo que infrapondera Irlanda, Grecia, Portugal y España, es neutral con Austria, Finlandia, Bélgica y Francias y sobrepondera Italia, Alemania y Holanda. Aun así, si los políticos se muestran más decididos, Burlisson afirma que Groupama AM cambiaría su posición con respecto a los bonos de la europa periférica, tal y como espera que ocurra.

Subidas bursátiles cercanas al 10%

En este contexto, cree que la renta variable se recuperará en algún momento del año, de la mano del aumento de beneficios y reducción de deuda por parte de las empresas, aunque tampoco espera un gran rally, sino subidas de entorno al 10%. En este sentido, cree que la progresión de los resultados, aunque a un ritmo más lento, seguirá, además de unas valoraciones históricamente atractivas y la contribución positiva de la exposición a los mercados emergentes de las empresas de la eurozona, con cerca del 40% de las ventas en esas áreas. “El sentimiento negativo hacia las bolsas está cambiando”, afirma, confiando en el argumento de la liquidez, que debería provocar una vuelta a las fusiones y adquisiciones y al reparto de los dividendos.

Por último, el repliegue de la tasa de morosidad también apoya al crédito. “Por primera vez en la historia, la renta variable ofrece más rentabilidad que en los bonos”, comenta Burlisson. Desde la gestora, creen que hay que ser prudentes en la asignación y activos en la selección.

Como principales riesgos, apunta tres: el soberano, el reglamentario o legislativo y el de que se produzca una ralentización más fuerte de lo previsto en los emergentes.

 

Lo más leído