“El año que viene habrá crecimiento global sincronizado por primera vez en años”


No se trata únicamente de que Estados Unidos esté creciendo, aunque sea modestamente. Es que a pesar del efecto del precipicio fiscal –el famoso ‘fiscal cliff’- y del secuestro del Gobierno, “sus efectos no van a devolver al país a la recesión” indica Kenneth Taubes. El director de inversiones de Pioneer Investments para Estados Unidos, vicepresidente de la firma y gestor de uno de los fondos estandarte de la gestora transalpina, el Pioneer Funds - Strategic Income, se ha mostrado durante un encuentro con la prensa bastante positivo en su visión macro para los próximos 12 meses.

Aunque el responsable de la gestora admite que tanto el secuestro como la reciente debacle en el Congreso de Estados Unidos para elevar el techo de la deuda ha minado la confianza empresarial, considera que este efecto será pasajero y que el crecimiento del país está asentado en aquellos sectores que tienen una vinculación más directa a los tipos de interés debido a la demanda de crédito, como es el caso del inmobiliario o el automovilístico. Su recobrada salud le lleva a afirmar que el país se encuentra en “los primeros momentos del ciclo de recuperación”. Eso sí, todavía queda por venir el efecto del consumo “que no está siendo tan salvaje como se esperaba” ya que detecta que los estadounidenses se han vuelto más selectivos con sus gastos.

Los cálculos de Taubes sitúan al PIB nominal de Estados Unidos entre el 2,5% y el 3% para el año que viene. Teniendo en cuenta que espera una inflación de entre el 1% y el 1,5%, estima que el bono estadounidense a diez años debería cotizar dentro de una horquilla entre el 3% y el 4%, o más concretamente entre el 3% y el 3,5%, por lo que concluye que “la mayor parte del daño en renta fija ya está hecho”.

El experto también considera favorable para la primera economía del mundo que otros países, especialmente China y Japón, estén dando signos de mejoría. “Asia debería hacerlo bien el año que viene y Europa no tan mal como hasta ahora”, señala Taubes, para a continuación subrayar que “el año que viene habrá crecimiento global sincronizado por primera vez en años”.

Reserva Federal o BCE: al menos uno debe estar equivocado

Taubes centró parte de su discurso en analizar las consecuencias de las políticas monetarias de la Reserva Federal y del BCE. Le preocupa especialmente que la Fed sea demasiado laxa y el BCE demasiado ortodoxo, y considera que el primero debe empezar a reducir su política hiper acomodaticia y el segundo relajar más sus políticas monetarias. “Es curiosa la disparidad entre la Fed y el BCE, al menos uno de ellos debe de estar equivocado”, aventura.

“El mercado ha puesto precio a la retirada de estímulos, es buen momento para empezar”, explica, aunque considera que lo más probable es que se posponga la retirada del QE3 al primer trimestre de 2014. El vicepresidente de Pioneer le da un voto de confianza a Janet Yellen, de quien afirma que “ha sido malinterpretada”, al señalar que, pese a los temores de que sea demasiado acomodaticia, ha sido uno de los miembros de la Reserva Federal cuyos pronósticos se han ajustado más a las estadísticas a lo largo de los últimos años.

En realidad, la mayor preocupación de Taubes viene del rumbo que pueda tomar la institución que preside Mario Draghi. El experto cree que la visibilidad que ha dado el banco sobre futuras acciones no ha tenido efecto, y que la reducción de la masa monetaria –en gran parte gracias a la devolución de préstamos por parte de bancos que habían acudido a los LTRO- “no tiene sentido en el contexto de una economía débil”.

“Incluso aunque Estados Unidos esté en mejor forma que Europa, el euro sigue apreciándose porque el BCE sigue reduciendo su balance, eso no ayuda a las exportaciones”, remacha el director de inversiones de Pioneer Investments, quien cree que el banco se verá forzado a tomar medidas más heterodoxas, aunque duda que una de las más adecuadas sea una tercera ronda de liquidez vía LTRO. Además, alerta de que el encarecimiento de la moneda única es un indicador de riesgos deflacionistas en la eurozona.

Posicionamiento estratégico

Kenneth Taubes tiene claro cuál debe ser el posicionamiento estratégico de cara a los próximos meses. Dentro de la renta fija prefiere la corporativa, con preferencia por el grado de inversión aunque también puede tener en su fondo algo de high yield y de deuda emergente (ha comprado recientemente deuda de México). Respecto a la deuda soberana, admite haber comprado meses atrás deuda italiana e irlandesa.

Sin embargo, en términos generales el experto considera que la deuda se ha vuelto cara en comparación con la renta variable “incluso a pesar del rally”. Dentro de la renta variable, estima que Europa puede ser una buena recomendación para inversores cuyo horizonte temporal sea superior a los seis meses, al estar las acciones de empresas del continente más baratas que las estadounidenses. De hecho, ha incrementado el peso de la renta variable en su fondo a lo largo de los dos últimos trimestres. A la hora de seleccionar compañías se fija en aquellas que son multinacionales o que cuentan con negocios que operan en otros mercados, mientras que evita las empresas cuyo negocio se centra exclusivamente en un mercado doméstico.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído