El ancho gap que separa a las diferentes clases de acciones chinas


A pesar de las incertidumbres surgidas a comienzos del año pasado, 2012 terminó siendo un periodo bastante bueno para los mercados de renta variable de todo el mundo. En China, el Gobierno logró estimular su economía lo suficiente como para poner en marcha una recuperación gradual de la que se beneficiaron especialmente las acciones de ‘clase H’ cotizadas en dólares en Hong Kong, que el año pasado subieron un 15,1%. Es interesante ver la divergencia entre éstas y las acciones de ‘clase A’, compañías locales chinas denominadas en renminbis y negociadas en las Bolsas de Shanghai o Shenzhen, que en 2012 subieron un 3,1%.

Según explica en un artículo Fabrice Jacob, consejero delegado de JK Capital Management, filial de La Française Asset Management, el sentimiento de los inversores el año pasado hacia las acciones de tipo ‘A’ fue muy negativo, si bien 2013 parece ser un año de cambios en las expectativas de la gestora francesa. “El nuevo Ejecutivo, que asumirá plenamente todas sus funciones en marzo, ha insistido en repetidas ocasiones en su intención de reducir la brecha en términos de riqueza en el país a través de una reforma que permita redistribuir los ingresos”. Pero, ¿cómo podrían los nuevos dirigentes alcanzar este objetivo?

A su juicio, esto se haría impulsando la urbanización a través de una reforma del ‘hokou’, sistema establecido por Mao en 1958 para evitar grandes éxodos del campo a la ciudad que consiste en un permiso de residencia que poseen los ciudadanos chinos, normalmente de su localidad natal, que designa si su poseedor es ‘rural’ o ‘urbano’, limitando la posibilidad de que emigren a otro lugar. Jacob también cree que el Gobierno tendrá que hacer frente al que, a su entender, es uno de los mayores desafíos de China: evitar caer en la trampa en la que tantos países en desarrollo han caído a lo largo de los últimos 50 años: los ingresos medios.

La lucha contra la corrupción también está entre las prioridades del nuevo Gobierno, sobre todo tras los escándalos a alto nivel acontecidos recientemente. “Este combate ya ha comenzado”, asegura. Por otro lado, Jacob afirma que “el yuan está empezando a convertirse en una moneda importante en el comercio internacional y su cotización se está acercando a su justa valoración. Como resultado, esperamos que China acelere la internacionalización de su moneda con la puesta en marcha de nuevas reformas”, indica el experto.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído