El agente centralizador es como "matar moscas a cañonazos"


Las gestoras extranjeras que comercializan sus productos en España han mostrado su rechazo ante la exigencia incluída en la nueva Ley de IIC de designar un agente centralizador de los partícipes españoles con el fin de centralizar la información fiscal de los clientes. Durante el III Encuentro Nacional de la Inversión Colectiva organizado por la APD, Deloitte e Inverco celebrado en Madrid, Gonzalo Rengifo, director general de Pictet Funds para España, aseguró que "es un grave error para la industria". 

 

"Hasta julio, la industria local estaba en desventaja con Europa por la falta de las cuentas ómnibus y la reforma de ley se presentaba como una oportunidad. Pero si es verdad que se ha traspuesto bien la normativa UCITS IV, no se ha conseguido equiparar la industria local con Europa, de hecho, se han dado pasos hacia atrás", asegura Rengifo quien se queja de que, "una vez más, Spain is different". En su opinión, sólo prima el criterio de la agencia tributaria para cumplir con el sistema FIFO, pero no priman otros aspectos como la calidad o el servicio. "Es como matar moscas a cañonazos", ha dicho. Según las estimaciones de las gestoras, el impacto recaudatorio que esta medida que va a tener es mínimo, mientras que, en cambio, el coste para la industria va a ser, en su opinión, muy importante y es que actualmente, cada comercializador lleva su registro individual de los partícipes y accionistas de las IIC extranjeras que distribuye, lo que podría suponer que un mismo partícipe podría estar registrado en varios comercializadores con la misma IIC extranjera, dificultando que se cumpla con la regulación FIFO pero, distintos expertos apuntan que este supuesto es residual. 

 

"Es un tema que ocupa, preocupa y es poco oportuno", dice Rengifo. "En un mercado global, no entendemos que tengamos que estar con esto, es ponerle palos a las ruedas", añade. 

 

Pedro Dañobeitia, director general de DWS Iberia y Latam, coincide con Rengifo y señala que es una medida "desacertada en el tiempo y la forma"; mientras que Carlos Pérez Parada, presidente de Barclays Wealth Managers, considera que no tiene mucho sentido que las gestoras de IIC, "además de todas sus funciones y responsabilidades, se conviertan en cobradores del de la agencia tributaria".

 

No a la autocomplacencia

Rengifo, Dañobeitia y Pérez Parada han participado en la mesa redonda sobre entidades extranjeras en España celebrada en el marco del III Encuentro Nacional de la Inversión Colectiva junto a Javier Alonso, de Credit Suisse Gestión, y Sol Hurtado de Mendoza, responsable de ventas a institucionales de BNP Paribas IP.

 

Javier Alonso, director general de Credit Suisse Gestión, fue, un año más, uno de los ponentes más críticos. Se quejó de cierta “complacencia en el sector" y aseguró que "hay mucha endogamia y somos poco críticos con la industria y hay que ser más críticos para recupera la confianza de los inversores”. Pidió un replanteamiento de la industria, ya que se queja de que la arquitectura abierta no ha llegado al sector nacional, sino que se practica la arquitectura guiada, lo que da como resultado que las carteras de los clientes sean “prácticamente todas iguales”. Alonso pidió que se abandone la política de red.

 

Alonso cree que España parece "un país emergente en el mercado de capitales más que uno desarrollado" y considera que para "ganar la confianza hay que ofrecer historias de éxito a largo plazo".

 

Por su parte, Dañobeitia aseguró que el problema de la confianza de los inversores no es respecto al producto fondo de inversión puesto que las gestoras internacionales sí han seguido ampliando su patrimonio y ganando más partícipes. Cree que una parte del éxito ha sido el buscar productos que se adapten a las necesidades del momento, y puso como ejemplo la decisión de DWS Investments de apostar por productos que pagan rentas periódicas como buena altarnativa ante los depósitos. "En una crisis hay que competir, innovar, las dificultades las conocemos todos y hay que buscar siempre el hueco", dijo.

 

Gonzalo Rengifo, de Pictet Funds, coincidió con Dañobeitia en la necesidad de mejorar la calidad de los productos que se ofrecen a los cliente. "Ya se ha hecho una limpieza y los clientes que no querían estar en fondos de inversión ya no están. Y ahora hay que ofrecer productos de valor añadido. Hay que sacar pecho, se han hecho los deberes, pero hay un partido por jugar, y no se debe caer en la complacencia", dijo. "Vamos a ser innovadores, adaptándonos a lo que necesiten los inversores", añadió.

 

Carlos Pérez Parada, presidente de Barclays Wealth Managers, ha abogado por centrarse en controlar lo que podemos controlar, mejorando la cadena de valor que se pone a servicio del cliente, tanto de back office, como equipo de ventas y gestón. Y ha instido en distintas ocasiones en la importancia de los equipos y la necesidad de motivarles. Asegura que no quiere subsidios, pero pide competir en las mismas condiciones que otras jurisdicciones como Luxemburgo u otros productos que no tienen la misma regulación como es el caso de las notas estructuradas o los unit links.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído