“El actual escenario de inversión requiere un cambio de mentalidad”


El actual escenario de inversión está caracterizado por un entorno que ofrece menores rentabilidades, como consecuencia de una contracción del crecimiento y de la acumulación de riqueza. Por eso Jeffrey L. Knight, responsable de asignación de activos global de Putnam Investments -cuyos productos están disponibles en España a través de Abante Asesores-, considera indispensable cuestionar las estrategias tradicionales, pues el nuevo entorno requiere un cambio de mentalidad.

“Quien se aferre a las estrategias tradicionales sufrirá pero aquellos que establezcan nuevas fórmulas y productos capaces de ofrecer atractivas rentabilidades, aunque sean algo menores de las que hemos visto en el pasado, tendrán éxito”, asegura. Su estrategia, implementada en el Putnam Total Return, lanzado en 2006, está dispuesta a renunciar ligeramente a los retornos pero a cambio de una reducción mucho mayor de la volatilidad.

De hecho, evitar grandes pérdidas es una de las lecciones aprendidas de su experiencia en 2008 (cuando el fondo cayó el 18%). A partir de entonces añadió estrategias de cobertura mediante la compra de puts -capaces de proteger ante episodios de volatilidad en Europa-, una gestión más activa del riesgo que no sólo dependiera en la diversificación e incorporase activos más seguros como la liquidez, y por último, mediante la búsqueda de formas de reducir más intensamente la volatilidad y participar menos en las caídas de mercado. Algo que les dio mejores resultados en 2011 (con subidas del 3,5% frente al resultado negativo de los índices) y que les permite además tener una importante participación en las subidas.

Una de esas formas es invertir en acciones de baja beta (con un mejor perfil de rentabilidad ajustada al riesgo), una idea que consiste en “transformar una clase de activo en algo muy distinto del índice que la representa, y concentrarla en la parte del mercado con menor volatilidad” y que, por tanto, cuente con mayor potencial de subida y menor de caída. Una estrategia que implementa a través de la compra de futuros put y la venta de call.

“En conjunto, acciones y derivados ofrecen una mejor rentabilidad que la del índice por sí solo y mejoran la calidad de un activo”, afirma. Putnam Investments, gestora con sede en Boston, implementa esta estrategia en la bolsa estadounidense y su intención es extenderla a otros mercados. Su aplicación requiere que la cartera tenga ciertos niveles de liquidez, para utilizarla como colateral, pero que ayuda también a proteger del peligro de ventas forzosas indeseadas e inconvenientes en una potencial situación de iliquidez.

Paridad de riesgo

El nombre del fondo, Putnam Total Return, enfatiza su intención de lograr retornos no sólo derivados de la beta o la evolución de los mercados, sino también de las habilidades de los gestores, el alfa, que permitirá batir a la liquidez en entre un 5% y un 7% anual, según su objetivo de rentabilidad. Para Knight, la capacidad de lograr ese alfa es más sencilla en un producto multiactivo que cuenta con un set de oportunidades más amplio, pero sobre todo, con la flexibilidad de posicionarse en aquellos donde puede haber más oportunidades. Siempre con la base de la paridad de riesgo.

En vez de limitarse a un balance de riesgos igual entre los activos, en Putnam ponderan unas áreas o activos en detrimento de otros. “No aplicamos un rígido concepto de paridad, sino que vamos más allá de esa idea, enfatizando el riesgo de ciertos activos y disminuyendo el peso de otros”, explica. Algo para lo que necesitan un ligero apalancamiento, de hasta 1,5 veces.

En ese proceso dinámico de asignación de riesgos enfatizan ahora el riesgo, a través de crédito y renta variable, y hacen lo contrario con el riesgo duración y de materias primas, también como reflejo del entorno de mercado, combinando una visión estratégica y táctica en su búsqueda por lograr una mejora de la rentabilidad ajustada al riesgo frente a estrategias tradicionales. Actualmente, el riesgo bursátil lleva la voz cantante, con niveles de en torno al 45%, a través de una exposición del 34% al activo, mientras el riesgo de crédito pesa el 27%; el de materias primas y REITS, el 23% y el de duración, el 6%.

No habrá ruptura en la zona euro

En definitiva, enfatizan la bolsa estadounidense y el crédito, con muy poca inversión en Europa y cubriendo el riesgo de la divisa única. “A largo plazo se definirá la situación europea a favor de uno de los extremos: la integración fiscal o la ruptura, pero no imaginamos la posibilidad de este último escenario: sería terrible para todos y se extendería por todo el mundo. No creemos que ocurra en los próximos años”, explica Knight, indicando que prevé la continuidad de un escenario cíclico en el que las crisis y las decisiones políticas para suavizarlas se sucedan en el tiempo. “Grecia no saldrá del euro en 2012”, afirma.

Para incrementar sus posiciones en el continente, el experto dice que necesitaría ver una mejora de la salud del sistema financiero, un empuje de la actividad económica y una mayor competitividad en otros mercados fuera de Alemania, signos que aún no han cambiado. “No descarto que se produzca un rally del mercado europeo en los próximos meses, pero puedo vivir con ello”, afirma.

“La economía estadounidense dará sorpresas positivas porque las presiones de desapalancamiento no se traducirán en riesgos hasta 2013”, afirma, añadiendo que las herramientas y flexibilidad de EEUU para afrontar la situación son mayores que en Europa.

Así, a la conciencia de la necesidad de ajustes y sacrificios del gasto público, se añade el apoyo de las políticas monetarias, hasta el punto de que Knight prevé alguna forma de QE3 en el futuro, pero no antes de las elecciones, lo que será fuente de volatilidad. De ahí su baja exposición y su búsqueda de activos con mejor perfil de rentabilidad. Y también de ahí la necesidad de tener un fondo capaz de incluir en cartera activos con correlaciones negativas, lo que constituye una verdadera diversificación.

Lo más leído