El abismo fiscal de Estados Unidos, un tema político


Estados Unidos afronta unas elecciones presidenciales en noviembre en las que el abismo fiscal al que se enfrenta el país es uno de los temas más debatidos en tanto en cuanto puede tener un efecto directo en la recuperación económica del país. A finales de año, expiran las exenciones fiscales vigentes actualmente en el país y se inician los recortes automáticos del gasto público, a la vez que, previsiblemente, el Gobierno federal alcanzará el nivel de endeudamiento autorizado.

Desde AXA IM consideran que la solución a este problema radica en la política. En un análisis publicado recientemente por la gestora, aseguran que esperan que los políticos estadounidenses mantengan su reputación y encuentren alguna solución temporal (apaño dicen en el informe) al problema fiscal.

El problema radica en la diferente postura que mantienen los demócratas y republicanos sobre cómo abordar el tema fiscal y el resultado que se dé en las elecciones de noviembre. El debate entre ambos partidos se debe a su opinión distinta respecto al papel que el Gobierno debe tener en la sociedad. Mientras los republicanos consideran que el Estado debe tener un menor protagonismo social y, por tanto, los impuestos deben ser los mínimos necesarios, los demócratas abogan por una subida fiscal y un mayor protagonismo público en temas como la seguridad social y la sanidad para los ancianos.

Con este debate de fondo, los resultados de noviembre pueden suponer un punto de inflexión en la política fiscal del país. El problema, apuntan desde AXA IM, es que el tiempo pasa y existe margen para ampliar el debate. Entre las elecciones de noviembre y finales de año suele haber un periodo político en EEUU en el que no se toman decisiones, algo que, a juicio de la gestora, no sería adecuado en esta ocasión.

Por su parte, desde la Fed han avisado sobre el negativo efecto que el abismo fiscal puede tener en la recuperación económica del país y, según la gestora, ante una falta de decisión política, podría optar por seguir con políticas de relajación monetaria.

Consulta el análisis de AXA IM aquí.

Noticias relacionadas

Lo más leído