El 75% de las grandes fortunas cree que la eurozona sobrevivirá a la crisis con cambios


El 75% de los grandes patrimonios europeos cree que la eurozona sobrevivirá a la actual crisis, aunque probablemente se producirán cambios sobre su actual estructura, mientras que otro 6% tiene la visión totalmente opuesta y augura una severa depresión global. Es el resultado de una encuesta entre 325 inversores realizada por J.P. Morgan Banca Privada en 15 ciudades europeas durante el segundo trimestre.

Las grandes fortunas españolas son las más optimistas de toda Europa, ya que un 92% de los encuestados aseguran que la zona euro se las arreglará para evitar suspensiones de pagos y que la austeridad en el gasto se verá finalmente recompensada. Detrás de España se sitúan como los más optimistas Irlanda y el Reino Unido, con un 90 y un 85%, respectivamente.

A pesar de la actual incertidumbre económica, el 45% de los encuestados estima que la renta variable europea es el activo de riesgo más infravalorado, opinión especialmente dominante en España (un 69% de los participantes en el estudio), Irlanda (44%) y Reino Unido (41%). Por su parte, el 24% de los inversores ve al sector inmobiliario estadounidense como una oportunidad de inversión, seguido de la renta variable asiática (11%) y los bonos de alto rendimiento y el petróleo (10%).

Por sectores, los grandes inversores confían especialmente en el sector tecnológico (un 38%), seguido del sector bancario (20%) y las empresas mineras (16%).

César Pérez, director de Estrategia de J.P. Morgan Banca Privada para EMEA, asegura que “el riesgo ha aumentado, específicamente en torno a la política europea" y por ello augura unos próximos meses marcados por la volatilidad. A su juicio, “las actuales circunstancias aconsejan asumir un menor riesgo de lo normal" ya que la renta variable parece barata, especialmente comparada con los bonos de grado de inversión pero eso se debe a que la incertidumbre extremadamente alta que rodea Europa, que amenaza sobre el crecimiento de los emergentes.

"Dado que esta incertidumbre macroeconómica no se va a solucionar de un día para otro, la renta variable podría seguir siendo barata durante algún tiempo. No obstante, vemos algunas oportunidades en determinados valores que generan la mayor parte de sus ingresos fuera de Europa”, concluye.

Lo más leído