El 24% de los inversores españoles de rentas altas temen perder su trabajo


Casi nueve de cada diez inversores españoles (88%) aseguran que la situación financiera será su mayor preocupación durante los próximos doce meses, siendo la inestabilidad económica del país lo que más les inquieta (38%). Así se desprende del Schroders European Wealth Index, estudio anual que analiza la actitud de los inversores de rentas altas e indaga en su estado de ánimo en un momento en el que Europa atraviesa un importante periodo de transición.

La encuesta, realizada entre 1.341 inversores de rentas altas en 12 países, revela que la seguridad en el puesto de trabajo es la tercera preocupación de los inversores españoles. España es, tras Portugal, el segundo país con la mayor proporción de inversores (24%) que temen perder su empleo. La media europea se sitúa en el 16%. “Mientras que la principal preocupación de los inversores de Europa es conseguir un crecimiento razonable de sus ahorros (24%), esta cuestión es menos importante para los españoles (18%)”, aseguran desde la entidad.

En esta época de incertidumbre económica y elevado desempleo, los inversores españoles creen que sus preocupaciones abarcarán un conjunto más amplio de factores económicos. Además de los temores relacionados con la inestabilidad económica, un 30% de los inversores españoles se mostraron preocupados sobre cómo les afectarán las subidas de impuestos y las medidas de austeridad. Del mismo modo, dos de cada 10 inversores mostraron cierta inquietud por el impacto que tendrá la inflación en los próximos meses en sus niveles de vida.

A un 17% de los inversores españoles le preocupa el modo en que afrontará sus deudas, cuando en el resto de Europa sólo un 8% de los inversores comparte este temor. Además, los inversores españoles son los que más se preocuparán sobre el coste futuro de la educación de sus hijos (13%), junto con Italia (15%) y Portugal (14%).

Según Carla Bergareche, directora general de Schroders para España y Portugal, “Europa está experimentando tiempos extremadamente difíciles, y en España la crisis económica está teniendo un impacto especialmente duro. A pesar de las incertidumbres económicas, nuestros anteriores estudios revelaron que más de seis de cada 10 inversores en Europa tienen previsto solicitar asesoramiento financiero en 2012 para intentar reactivar el crecimiento de sus inversiones”. Y es que, en su opinión, “incluso en un mercado deprimido, existen oportunidades que explorar y los asesores financieros pueden ayudar a los inversores a revisar y revaluar su plan de inversiones, así como a actualizar la estrategia para conseguir un mayor crecimiento”.

Lo más leído