Egeria Activos: "La gestión se hace cara a cara con el cliente”


Gonzalo Laloumet, socio director de Egeria Activos, define a su entidad como un servicio de banca privada “boutique”. Además de la gestión de dos fondos de inversión y nueve sicav, la firma -compuesta por profesionales procedentes de Arcalia- se ha especializado en un gestión muy personalizada de carteras en función de cada perfil de cliente, en donde “no sólo se perfila haciendo un test, sino que la gestión se hace cara a cara con el cliente”, apunta Laloumet.

Su modelo a la hora de crear las carteras siempre está muy adaptado a las necesidades reales del cliente, y básicamente, están compuestas por valores concretos o fondos de inversión, tanto de terceros como propios. De esta manera, al cliente se le ofrecerá en torno a 30 fondos de inversión de las gestoras internacionales más conocidas, con una única restricción, y es que al ser una gestora y necesitar de apoyo bancario, solo incorporan a la cartera aquellos fondos que estén dentro de su plataforma de UBS. De ahí que haya pocas posiciones en fondos nacionales dentro de sus carteras.

Sin embargo, para completar este servicio, a los clientes también se les ofrece dos fondos propios, el Egeria Ahorro y el Egeria Coyuntura -procedente de Gescafix-, que como Laloumet aclara, “no suelen superar el 20% o el 25% del total”. Ambos tienen una gran aceptación entre sus clientes y cuentan, además, con una ventaja para la firma, la de estar cómodos con su propia gestión, explica Laloumet.

Desde la entidad valoran muy positivamente la evolución que ha tenido estos servicios de gestión discrecional de carteras durante el año, que ya cuentan con 30 millones de euros de activos bajo gestión. Un servicio dirigido a un cliente con un patrimonio superior a los 500.000 -600.000 euros, aunque no tengan problema por acoger a clientes con patrimonios inferiores, y por el que se cobra en dos vías, la del asesoramiento y la de las retrocesiones.

Egeria Ahorro: la alternativa a los depósitos

A pesar del buen comportamiento de las carteras, si hay algo que realmente ha superado sus expectativas, ha sido la buena acogida de sus dos productos, en concreto el de Egeria Ahorro, lanzado hace ocho meses y gestionado por José Gregori, que se incorporó a la firma durante este año.

“Al cliente espantado de los bancos le hemos recogido en este producto de protección más líquido que otros productos bancarios”, cuenta Laloumet, que también indica como factor de apoyo al fondo el hecho de que el dinero en depósitos de sus clientes ya no les esté ofreciendo nada interesante.

Este es el objetivo interno del grupo para el Egeria Ahorro, dar alternativa a los depósitos, que entre la fiscalidad propia de los fondos y la limitación de las remuneraciones en los depósitos por parte del Banco de España, según Gregori, dejan de tener mucho sentido. El fondo “híper conservador”, en donde obtener una rentabilidad del 3% al 3,5% “es todo un éxito”, tiene como objetivo principal el batir la inflación. Con una volatilidad muy controlada situada en el 2,5%, el fondo actualmente tiene exposición a bonos periféricos (con grado inversión) tanto españoles como italianos, en los que sigue viendo valor por el cobro del cupón más que por el recorrido que queda.

Otro punto clave destacado por el gestor es la gestión de la duración entre el rango de uno a tres años, siendo de dos en estos momentos. Sin embargo, a este producto también se le puede considerar un mixto ya que puede llegar a tener hasta un 25% en renta variable, aunque a lo largo del año, el máximo que alcanzó en el activo apoyado por sus fundamentales fue del 6%. Gregori señala que, si hubiera otro momento de sobrerreacción y existiera valor en los fundamentales, volverían a tomar posición. Mientras tanto, continuará realizando apuestas muy especificas intradia mediante derivados.

Egeria Coyuntura: un mixto con una tendencia a renta variable conservadora

Por otro lado, el Egeria Coyuntura, un fondo gestionado por Rafael Vilarrasa, tiene un perfil más agresivo. En este caso, los porcentajes cambian y como máximo, el 75% de la cartera estará invertido en renta variable, siendo una gestión más pasiva  y con duraciones bajas la parte de renta fija. Es un mixto con una tendencia a renta variable conservadora, en el que la volatilidad y la beta son bajas.

Toma exposición a compañías españolas y europeas, sin dar un peso alto a ninguna de ellas – por debajo del 2% - y en el que hay una parte del fondo en el que se realiza una rotación alta (entre el 4% y el 5% del total de la cartera).

El próximo año, según Gregori, será un periodo en donde el desafío estará en el crecimiento de los países desarrollados. “Si el crecimiento funciona, el sector bancario y asegurador, así como los negocios que tengan facturación en Europa, serán los negocios a tener en cuenta”, añade Gregori.

Ambos fondos suman un volumen cercano a los 20 millones -casi 13 de ellos en el Coyuntura y más de 7 en el Ahorro-, mientras que la rentabilidad alcanzada en 2013 se sitúa, en el primero, en un 11,80% y, en el segundo, en un 5,03%. Además, la entidad cuenta con otros 80 millones entre sus sicav.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído