Efectos que podría tener sobre el precio del petróleo el conflicto en Irak


Las preocupantes noticias que están viniendo de Irak, con la declaración de un califato por parte de los yihadistas del Estado Islámico y la intervención militar por parte de EE.UU, de momento no están teniendo repercusión sobre los precios actuales del crudo,  “pero sí han contribuido a que se produzca un aumento considerable del precio del futuro”, advierte Poppy Allonby, cogestora del BGF World Energy. La experta de BlackRock matiza que “aunque Irak es un importante productor de petróleo (aporta un 4% de la oferta mundial), la mayor parte de su producción se realiza y exporta en el sur del país, área que no se ha visto muy afectada por los acontecimientos que se han producido en el norte. Tal vez esto explica la débil reacción de los precios actuales”.

“Resulta obvio que, a medio plazo, el crecimiento de la capacidad de producción iraquí está en riesgo, lo cual podría repercutir en los precios del petróleo”, continúa Allonby. Recuerda que, en 2013, la producción de crudo iraquí se situó en una media de 3,2 millones de barriles al día (incluido el Kurdistán). Sin embargo, “los planes de Bagdad pasan por aumentar la producción hasta los 8,5-9 millones de barriles al día en 2020”, continúa. La cogestora del fondo estima que “este objetivo parecía ambicioso incluso antes del alzamiento. De hecho, la Agencia Internacional de la Energía rebajó sus estimaciones sobre los futuros volúmenes de petróleo y ahora prevé que el crecimiento de la producción iraquí se quede en 1,28 millones de barriles al día (hasta un total de 4,5 millones) en 2019”. Esta cifra representaría un 60% del crecimiento total de la producción de los países de la OPEP entre 2013 y 2019.

Allonby es de la opinión de que “ante la elevada incertidumbre de cara al futuro, incluso esta previsión más conservadora podría tener que ser revisada”. “Está claro que existen muchas variables y un alto grado de incertidumbre, pero esto podría implicar que el equilibrio entre la oferta y la demanda en el futuro sea más complejo de lo que muchos pensaban”, advierte la representante de BlackRock.

La gestora también recuerda en su análisis que, pese al protagonismo de Irak, en los últimos tres años también ha aumentado el número de interrupciones no planificadas dentro de la producción de crudo en otras partes del planeta. Allonby cita el siguiente dato de la consultora Wood Mackenzie, especializada en las industrias mineras, del metal y de la energía: en los cinco primeros meses de 2014, se han dejado de producir 3,8 millones de barriles al día, frente a la media anual de 850.000 barriles diarios registrada entre 2008 y 2010. Al constatar que un 80% de las interrupciones que se han producido en lo que va de año se han registrado en Libia, Irán, Siria, Irak y Nigeria, a la gestora no le queda más que recordar que “están ligadas a cuestiones de inestabilidad y seguridad regionales” más que al tono de la economía, de ahí el énfasis en la influencia de las tensiones geopolíticas sobre la evolución de los precios del crudo.

Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído