EDRIM registra en España un nuevo fondo de deuda emergente


Edmond de Rothschild IM ha registrado en España un nuevo fondo de deuda emergente:
Edmond de Rothschild Emerging Bonds, que tiene como objetivo superar el índice JP Morgan EMBI Global (EUR Hedged), con un periodo de permanencia mínimo recomendado de tres años, mediante una amplia exposición a los mercados de bonos emergentes, incluyendo tanto deuda soberana como corporativa. Y es que, para este año, la gestora favorece la renta fija como estrategia de inversión.

El enfoque discrecional permite a Jean-Jacques Durand, gestor del fondo, expresar sus convicciones de inversión a través de una asignación flexible y oportunista, lo que puede desviar significativamente el fondo de su índice de referencia. La razón de este enfoque es limitar los sesgos que son inherentes a los índices de los bonos emergentes al construir la cartera. La flexibilidad del fondo en relación al índice de referencia hace posible que el gestor pueda buscar retornos a través de las regiones y los instrumentos del mercado que realmente reflejen las convicciones del equipo.

Edmond de Rothschild Emerging Bonds está gestionado activamente a través de todo un espectro de deuda emergente, la cual proporciona una exposición alternando la deuda emitida en divisa fuerte (euro y dólar americano) y divisa local. En cualquier caso, al menos el 50% de la cartera estará invertida en bonos emergentes, y el riesgo de divisa puede alcanzar el 100% de la cartera.   

Fuerte potencial

La deuda emergente es un mercado que está creciendo rápidamente y está experimentando un nivel de convergencia global sin precedentes. Según la gestora, ofrece ventajas en términos de diversificación (su universo no sólo ha crecido, sino que también ha llegado a tener un alcance más amplio en lo que se refiere tanto a países como a fundamentales), emisores de calidad y rendimientos atractivos. "Mientras las economías desarrolladas están viendo deteriorarse sus fundamentales, particularmente en Europa, el momentum de crecimiento combinado con los bajos niveles de los ratios del deuda/PIB en las economías emergentes, destaca la irresistible naturaleza de sus rendimientos", dicen en EDRIM.

Además, a esto se añade que las divisas emergentes ofrecen un sólido potencial de apreciación. El margen de maniobra del que disfrutan los países emergentes en términos de política monetaria, añadido a los peligros que está afrontado el euro, ofrecen interesantes oportunidades", explican.

Mercado especializado

El proceso de inversión está diseñado para ser dinámico y adaptarse a las tendencias del mercado. La construcción de la cartera se fundamenta sobre una red de referencias cruzadas combinando análisis macroeconómicos y específicos del país. Al cruzar los resultados de este doble análisis, los gestores del fondo pueden definir la exposición del fondo al riesgo del mercado global, las temáticas de inversión, las regiones y los instrumentos utilizados. Si la visión macroeconómica es negativa, el gestor puede invertir hasta un 50% de la cartera en liquidez.

La asignación está estructurada alrededor de dos subcarteras. En primer lugar, la cartera base sigue de cerca el índice de referencia usando live stocks e instrumentos sintéticos. Por otra parte, las carteras satélites, que expresan las convicciones más fuertes de los gestores al sobreponderar nombres del índice de referencia y seleccionando emisores fuera del índice.

Noticias relacionadas

Lo más leído